Cómo decir que estás embarazada


IMG_20150826_132603

El título de este post es una de las miles de búsquedas que hice a Don Google cuando empecé con la aventura de la búsqueda del embarazo, quizás lo normal hubiese sido hacerlo una vez embarazada, pero comencé la búsqueda con tanta ilusión e ingenuidad que pensaba que sería algo que haría en cuestión de días.

Encontré muchísimas formas y todas estupendas:

  • Fotografías con el calzado del papá, de la mamá y unos patucos indicando la fecha aproximada de la llegada del bebé.
  • Tartas decoradas con la temática que pueden ser la guinda de una comida o cena donde has reunido a tus seres queridos
  • Meter el test de embarazo en un estuche de bolígrafo
  • Meter la ecografía en un sobre y darlo con la excusa de que es otra cosa.
  • Decirlo cuando estáis posando para una foto, para así captar la reacción y tener un recuerdo para siempre.

Como veis hay para todos los gustos, pero la verdad es que un simple “estoy embarazada” dicho a personas que te quieren se convertirá en un momento especial para todos.

Me encantaba leer sobre esto, me emocionaba e incluso me caía alguna lagrimilla cuando quien lo escribía era alguna chica de los foros que seguía y cuando llegó mi momento no tuve demasiada paciencia para preparar nada excesivamente espectacular.

Era junio de 2014 y después de meses de preparación y de ahorro, Papá Friki y yo nos fuimos de vacaciones con nuestros mejores amigos a cumplir un sueño, visitar la ciudad de Nueva York, yo estaba un poco tristona porque justo me había coincido una revisión ginecológica unos días antes y el médico me había dicho que lo tenía complicado, que quedarse embarazada no es fácil y que con mis circunstancias era más difícil, así que decidí cambiar el chip y disfrutar del viaje, en la maleta metí un paquete de compresas y varios test de embarazo ( me esforcé por dejar de estar tristona, no por olvidar la búsqueda).

El segundo día, la de rojo no había aparecido y ya era un ciclo excesivamente largo ( soy irregular y eso no tiene por qué significar nada) así que como me había llevado varios test me hice uno y vi una sombrita, muy flojita pero ahí estaba, no le dije nada a Papá Friki porque lo conozco y me habría dicho que ahí no se veía nada, así que dejé pasar dos días (para que subiese el nivel de la hormona y se marcara más) y me repetí el test ¡efectivamente la linea roja estaba allí!¡Lo había conseguido!.

Aprovechando que ese día íbamos a ver la Estatua de la Libertad, decidí esperarme y no salir corriendo a saltar encima de Papá Friki y comérmelo a besos, que en el fondo era lo que me pedía el cuerpo, pero no estábamos solos y por ahora sólo quería que lo supiese él.Estábamos en el ferry, justo enfrente de la estatua cuando me acerqué a Papá Friki aprovechando que nuestros amigos se habían ido a hacerse fotos desde otro sitio y esta fue la conversación:

  • K: ¿Eres feliz mi vida?
  • Papá Friki: Mucho
  • K: pues lo vas a ser más

(En ese momento Papá Friki puso una cara un poco extraña, jajaja)

  • K: Estoy embarazada
  • Papá Friki: ¿de verdad?

Le enseñé la foto del test y nos abrazamos y besamos, tengo que decir que en el momento que salió por mi boca ese ” estoy embarazada” se me rompió la voz y cayó alguna lagrimilla (ya tenía excusa para estar un poco sensiblona… ¡estaba embarazada!)

Y así es como le dije a Papá Friki que comenzaba la mejor aventura que íbamos a vivir, en otro post os contaré cómo se lo dije al resto de la gente que si no me alargo mucho.

¡Hasta la próxima!

 


 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *