El embarazo de Brutote: primer trimestre 10


IMG_20150827_171854Ahora que ya ha pasado el embarazo lo recuerdo como uno de los mejores momentos de mi vida, miles de sensaciones nuevas que me llenaban de miedo pero también de una ilusión enorme, lo he vivido con intensidad y he disfrutado de cada momento,hoy os hablo del primer trimestre.

El primer trimestre se debería percibir como el más corto, porque no eres consciente del embarazo desde la semana 1 sino que te enteras un poco más adelante; cuando yo acudí al obstetra y me hicieron la primera ecografía para confirmar el embarazo, estaba de 8 semanas y ya pudimos escuchar su corazón, lo recuerdo como uno de los momentos más intensos de mi vida, el sonido más bonito del mundo era el corazón de mi bebé y es que ya me tenía completamente atrapada. La siguiente visita no era hasta las 12 semanas y hasta que llegó esa fecha los días parecían tener 50 horas y las semanas 12 días, ese mes fue eterno.

Os cuento cuáles fueron mis sensaciones durante esos meses:

Los primeros síntomas:

Supongo que en la mayoría de los casos, el primer síntoma es la ausencia de la menstruación, pero en mi caso no valía porque no sabía si tenía retraso o no, podía ser un ciclo más de esos eternos, así que supongo que lo que me hizo sospechar en primer lugar fue:

  • el dolor de pecho, un dolor bastante intenso y distinto al que normalmente tengo cuando llega “mi amiga”.
  • Esto queda muy poco glamuroso, pero es así, tuve muchísimos gases, estaba muy incómoda y parecía que todo lo que comía me los causaban.
  • Dolor de regla, este dolor me acompaño durante gran parte del primer trimestre.
  • Aumento del flujo, esto acompañado con el dolor de regla me hizo visitar el baño en numerosas ocasiones con pánico a encontrar sangre.
  • Aparición de granos en sitios donde no suelo tener (de vez en cuando me sale algún malnacido en la cara, sobre todo el que me avisa de la llegada de “la guarri”), estos sitios eran: hombros, cuello y mandíbula.

Estos síntomas fueron los primeros en aparecer, de hecho todos ellos me acompañaron en el viaje a Nueva York donde me enteré de la gran noticia, según fueron transcurriendo los días fueron desapareciendo unos y apareciendo otros:

  • Los gases y los granos me dieron tregua, pero el dolor de regla y el flujo siguieron conmigo, este último durante todo el embarazo, cosa que es de lo más normal.
  • El malestar de estómago, no me atrevería  a llamarlo nauseas porque no me entraban ganas de vomitar, era como un malestar, una pesadez de estómago que me aparecía a media mañana y me acompañaba todo el día y la noche,así que lo mío no eran nauseas ni eran matutinas, así que la única comida que hacía en condiciones era el desayuno, todo lo que comía a partir de las 12 me sentaba fatal.
  • Insomnio, me costaba muchísimo conciliar el sueño, pensaba y repensaba en lo que estaba pasando en mi cuerpo, hablaba con mi Brutote y le pedía que se quedase conmigo y que creciera sano y fuerte, le decía todo lo que le queríamos ya papá y mamá y también pensaba en el cambio que iba a dar nuestra vida, hacía cuentas y buscaba posibles soluciones si estas no me salían.
  • HAMBRE, y lo pongo con mayúsculas porque era algo exagerado y no es que tuviese todo el rato hambre,el malestar hacía que no me apeteciese nada, pero cuando me entraba hambre, pobre del que estuviese a mi lado si no podía saciarla, me ponía hasta nerviosa, dejaba de pensar con claridad y se me ponía una mala leche…luego tampoco comía tanto, era como que mi cuerpo me pedía a gritos comida y me la pedía YA, en cuanto se lo daba volvía a ser la K de siempre.
  • Ascos, no fui muy especialita en esto tampoco, que recuerde solo cogí asco al pollo asado, no podía ni olerlo, con esto si que me entraban nauseas.
  • Antojos, se me antojó la pasta, pero pasta larga, es decir, espaguetis, tallarines…la salsa daba igual. Pero nada de hacer salir a Papá Friki a las 3 de la madrugada a comprar pepinillos para mojarlos en mantequilla de cacahuete, menos mal , porque Papá Friki se hubiese dado la vuelta en la cama y hubiese seguido durmiendo, no cree mucho en esas cosas…

Yo soy bastante sensiblona y durante este primer trimestre no me afectó demasiado en este sentido, ya me acompañaría más adelante…

Así fue mi primer trimestre de embarazo ¿cómo fue el vuestro? ¿cómo lo vivisteis?¿tenéis un buen recuerdo?

¡Hasta la próxima!

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Comentarios en “El embarazo de Brutote: primer trimestre