El éxito de una lactancia materna…mixta (Segunda parte) 8


000000000000000000000000000000000000002

El anterior post lo dejé justo cuando me enteré de que Brutote no solo no estaba cogiendo peso sino que lo estaba perdiendo.
A mí me entraron todos los males, de hecho le planteé a la enfermera si debería llevarlo al hospital, no olvidemos que mi hijo solo tenía 15 días, ella me miró como si estuviese loca (como se nota que no era su hijo el que estaba perdiendo peso…) y me dijo que fuera a ver a la pediatra esa misma tarde.
A los pocos minutos estaba en la consulta de la pediatra, yo sentía una angustia tremenda, llevaba a Brutote en el pecho y me preguntó que cada cuánto mamaba. Yo no supe qué contestar, la respuesta era que todo el día y toda la noche y cuando Papá Friki se lo dijo me miró con cara de esto se va a acabar. Había topado con una pediatra de la vieja escuela.
Me dijo que había que terminar con esa situación, que le diera biberón después del pecho y que las tomas cada 3 horas y solo durante 12 minutos cada pecho,y nos emplazó en una semana* para ver cómo evolucionaba el peso de nuestro niño.
Esta mujer me estaba mandando todo lo que yo había leído que no se debía hacer: meter biberón,horarios...

La angustia no me dejaba pensar con claridad, llevaba dos semanas escuchando a la gente (gente a la que no pedí su opinión) que el niño se quedaba con hambre y por eso me pedía tanto, que tenía que darle una ayudita, que iba a tener que dejar de darle el pecho…así que me planté en la farmacia con los ojos rojos y las palabras que me pesaban en la garganta y lo hice, compré un bote de leche de fórmula.

Me sentía mala madre,no estaba cuidando bien a mi bebé, mi niño no aumentaba de peso porque yo le estaba matando de hambre (la pediatra no paraba de hacerme sentir culpable por la decisión que había tomado). Solo hacia 15 días que había dado a luz y la revolución hormonal que tenía era importante, además del cansancio acumulado, así que caí y lloré, lloré mucho mientras le daba a mi bebé ese primer biberón de leche artificial, viendo cómo lo devoraba y saciaba su hambre acumulada y también sabiendo, por lo mucho que había leído, que ese era el principio del fin de nuestra lactancia materna.

Yo quería dar el pecho a mi hijo porque sabía que era lo mejor para él, pero si las cosas no estaban yendo bien no podía arriesgar la salud de mi hijo por mí cabezonería.

Me puse manos a la obra, me hice con unos biberones con una tetina que simulaba el pecho materno a la hora de succionar para intentar evitar la confusión tetina-pezón, siempre le daba primero el pecho, al principio se lo daba durante un período de tiempo limitado como me había indicado la pediatra, pero en unos días dejé de hacerlo y le daba a mi niño el pecho a demanda, el tiempo que quisiera cuando quisiera. En cuanto a los biberones si que le daba una cantidad fija al día, toda la leche artificial de más que le diese, sería leche materna que no tomaría.

Siempre tuve la intención de dejar el biberón, lo he intentado muchas veces, pero no he sido capaz, por mucho pecho que le diese (hablo de antes de empezar la AC), siempre llegaba el momento en el que quería su biberón y es que el biberón es muy cómodo para él, con el mínimo esfuerzo consigue mucha leche y por ello he tenido que sufrir varias huelgas de lactancia materna, mi niño ha pasado épocas en las que ha rechazado el pecho con todas sus fuerzas, pero yo no me he rendido y he seguido ofreciéndoselo una y otra vez y con el paso de los días, los lloros han desaparecido y ha vuelto  a reconciliarse con el pecho. Contado así parece que es algo fácil de llevar, pero no lo es, el niño llora, tú lloras y siempre he tenido la sensación de haber llegado al último peldaño antes de rendirme.

En una ocasión le pedí ayuda a mi pediatra,en una de estas huelgas, y sus palabras fueron que el niño había decidido destetarse y que el que iba a ganar esa batalla era él (esta mujer no sabe lo cabezota que puedo ser yo cuando creo en algo) menos mal, que la asesora del grupo de lactancia me animó y me dijo que ningún bebé de 3 meses se quiere destetar. Este fue el mantra que me ha acompañado durante los momentos difíciles.

Sé que para muchas personas mi historia no es la historia de una lactancia materna llevada con éxito, pero para mí sí lo es, el día que le di ese primer biberón a mi niño pensaba que la cosa se acababa, y hoy,  más de 7 meses después, mi bebé sigue mamando,a demanda y todo lo que quiere, toma antes y después de sus purés, le ayuda a dormirse y a relajarse y es un momento único entre mi hijo y yo.

*Cuando volvimos a la consulta de la pediatra una semana después, Brutote había engordado medio kilo,(si es que estaba muerto de hambre, dijo mi pediatra…) desde entonces no hemos vuelto a tener ningún problema con el peso, no es un niño excesivamente gordo (percentil 75 en la última visita) pero si que come muy bien, es feliz con su biberón y también con su tetita.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 ideas sobre “El éxito de una lactancia materna…mixta (Segunda parte)

  • Liela

    Felicidades por lo que habéis conseguido mantener! Eres una luchadora.

    Mi caso fue casi calcado al tuyo. Mi hijo perdió mucho peso los primeros días. La primera noche en casa fue horrible: lloraba, no conseguía que mamara mucho tiempo seguido, yo lloraba… Y por la mañana, sin pensarlo dos veces (ni sentirme especialmente mal), pedí a mi madre que, por favor, me trajera un biberón anticólicos y una lata de leche de fórmula. Le dimos biberón. Sólo quería que estuviese bien. En ese punto lo primordial era su salud.

    Me dijeron también el rollo patatero de los 10 minutos en cada pecho (vaya matrona…). Hasta que me cansé de preparar biberones (el niño acababa rechazándolos hasta el punto de vomitar) y de medir horarios. Viendo que iba engordando bien, dejé de darle biberón y seguí con la teta a libre demanda sin horarios. Ese fue el final del biberón en nuestro caso.

    Los pediatras y profesionales de la salud que tratan con mamás y bebés deberían tener formación ACTUALIZADA sobre lactancia. Hay que ver la de burradas que nos dicen. Tonterías como puños he tenido que escuchar. En el papel del alta hospitalaria (5 días ingresada), tras el parto, pone que yo tenía hipogalactia (que no tenía leche, vamos). Qué gracioso… entonces que me expliquen cómo llego mi hijo a los 6 meses con 9 kilos y pico sólo con mi teta.

    En fin, lo dicho, mis felicitaciones por haberlo conseguido.

    Un abrazo!

    • mamaseescribeconk

      Muchas gracias Liela, la verdad es que me siento orgullosa de haber llegado hasta aquí,me alegro de que hicieses caso a tu instinto y que tu bebé y tú hayáis podido disfrutar de la lactancia materna.

      La verdad es que yo alucino con algunos profesionales de la salud, no sé si no se actualizan porque se creen poseedores de todos los conocimientos o por desinterés, sea el motivo que sea, es una autentica lástima.

      un abrazo!

  • Principesa de Preslav

    Aquí estoy!
    Me siento muy identificada con la primera parte de tu relato.
    El desenlace no porque yo no pude volver a darle pecho ya que me pudo la situación y estaba algo desmoralizada.
    Mi asesora de lactancia de la liga de la leche me dejó claro que ella sólo iba a luchar por mis pechos y no por mi bebé y soy muy de asimilar esas cosas como para superarlas.
    Así que dimos lactancia artificial y por lo menos me alegra decir que mi bebé de 9 meses no se ha puesto malo nunca y está bien sanote!
    Un besazo

    • mamaseescribeconk

      Bienvenida Principesa! Es muy normal que te pudiese la situación, yo he estado a punto de dejarlo en cada huelga, siempre pensaba que no podía aguantar un día más.
      Claro que es para alegrarse, lo importante es que el bebé esté bien, sano y feliz, qué más se puede pedir, verdad?
      Muchas gracias por pasarte guapa!
      1 besazo

  • Inma

    Gracias por compartir estas experiencias, yo me encuentro ahora en esa fase, bebé de 20 días que en pecho se puede pasar horas y al quitarla sigue con hambre… Así que estamos con lactancia mixta (después de llantos míos) y extractor de leche, porque mucha subida no hay pero lo que pueda tomar de mí eso que llevaremos ganado. En el anterior, la inexperiencia y el agobio me hizo desistir y dar bibe, también es verdad que Piratilla apenas aguantaba cogido al pecho y nervioso, y Grumetilla se coge bien y mama mucho tiempo…
    Espero conseguir que, aunque poca pero haya leche durante meses y si no por lo menos esta vez habré hecho todo lo que considero está al alcance de mi mano.
    Un saludo

  • Neya

    Leyendo historias como esta me doy cuenta de la suerte que he tenido con el pediatra de mi hija y con mi matron. La niña tuvo ictericia y tambien se paso los primeros dias mamando incluso tres horas seguidas. El consejo del pediatra fue que la diese tomas mas a menudo, nunca mas de tres horas entre ellas, y que fueran eficaces, me las tenia que arreglar para que no estuviese mas de 20 minutos en cada pecho. Las tomas tenian que ser mas eficaces porque la niña se dormia y ñor eso no terminaba nunca, asi que la hacia cosquillas, hasta la quitaba el pijama para que espabilara. Me dijo que con tomas tan largas yo iba a dejar la lactancia por agotamiento.
    Como me alegro de aquellos consejos, poco a poco nos fuimos acoplando y llevamos casi dos años.

    • MamaK Autor

      Hola Neya, mi niño también se dormía en las tomas y también le hacía cosquillas, le quitaba la ropa, le trataba de molestar todo lo que podía, pero no había forma, jajaja. La verdad es que me hubiese gustado tener lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses, pero no me quejo, estoy muy orgullosa de mi lactancia mixta y a día de hoy, con casi 11 meses mi peque sigue tomando el pecho.
      Un abrazo!