Ser madre después del cáncer


8386351620_895cfe1dd4_o

Hoy , 19 de octubre, se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama,en los últimos años la población se ha concienciado mucho sobre la importancia de la detección precoz para conseguir vencer la enfermedad, por ello, tanto hombres, pero especialmente mujeres (es el cáncer más frecuente entre la población femenina) debemos mantenernos alerta y acudir al médico ante cualquier anomalía que encontremos, para ello es importante saber explorarnos bien los senos y hacerlo cada poco tiempo.

Ser madre después de haber tenido cáncer de pecho es posible, aunque el cáncer y especialmente los tratamientos empleados para vencerlo pueden mermar la fertilidad de una mujer, existen opciones que permiten ser madres a estas mujeres. Se recomienda esperar 1 o 2 años después del diagnóstico y la finalización del tratamiento antes de buscar el embarazo, más que nada porque este es el periodo en el que existe más posibilidades de una recaída.

¿Quiero tener hijos?

Cada vez son más las mujeres en etapa fértil a las que se les diagnostica este tipo de cáncer y esto es así porque no necesitamos ir a una revisión para ser diagnosticadas sino que nosotras mismas podemos darnos cuenta de si algo va mal, lo positivo es que gracias a esto , generalmente la enfermedad no está muy avanzada y resulta más fácil vencerla que si se encontrase en estadios más avanzados.

Cuando a una mujer fértil se le informa de que padece esta enfermedad, también se le debe informar de que es el momento de pensar en las posibilidades de tener hijos en el futuro. Como he dicho antes, aunque el cáncer no provoque la infertilidad (que también puede pasar) son los tratamiento tan agresivos empleados para combatir la enfermedad, los que pueden perjudicarnos en este aspecto, por eso las medidas a tomar deben ser llevadas a cabo antes de comenzar con los tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

¿Qué opciones existen?

Actualmente tres son las principales opciones que podemos escoger para ser madres empleando nuestros propios óvulos:

  1. Criopreservación de óvulos: Se somete a la mujer a una estimulación ovaríca, igual que se hace en los tratamientos de fertilidad, con el objetivo de poder conseguir más óvulos de los que se podrían extraer en un ciclo normal. Después se extraen y se congelan para poder emplearlos en el futuro. Esta opción no está aconsejada en niñas por razones obvias,a una niña no se la debe someter a una estimulación ovárica.
  2. Criopreservación del tejido ovárico: consiste en extraer un trocito de la corteza de uno de los dos ovarios, este trocito es congelado y una vez que la enfermedad está superada, se descongela y se coloca en el lugar que se encontraba. Las ventajas de este tratamiento es que se puede emplear en niñas, adolescentes y mujeres jóvenes.
  3. Criopreservación de embriones: en esta última opción se realiza una fecundación in vitro después de una estimulación ovárica para conseguir más de uno.Luego se congelan y una vez que se decide tener hijos son descongelados e implantados.

Muchas clínicas de fertilidad realizan la congelación de óvulos de manera gratuita para las enfermas de cáncer.

Otras opciones sin emplear nuestros óvulos:

  1. Utilización de una donante de óvulo.
  2. Utilización de donante de óvulo y vientre de alquiler.
  3. Adopción.

El vientre de alquiler no es una opción en España, pero muchas parejas ya han salido fuera de nuestras fronteras para poder ser padres de esta manera, eso sí, pagando grandes cantidades de dinero.

Para terminar, te dejo una entrevista a Lola del Arenal del blog Yo, bien, ¿y tú? en el que hablan de las posibilidades que existen y en cómo funcionan estos tratamientos.

Mucha fuerza a todas las mujeres que estén pasando por ello y en especial a las que desean ser madre.

firma

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *