Paula Echevarría, ¿es difícil ser mamá famosa? 2


paulaEchevarria

Hace unas semanas, el papá de Brutote y yo nos decidimos a ir por primera vez al cine desde que nació nuestro pequeño, era la primera vez que salíamos sin él y tengo que confesar que fue realmente raro, tardé bastante en relajarme e ignorar esa sensación que incluso me hacía sentir un poco culpable. ¿Te ha pasado?

Pues ahí estábamos, un sábado por la tarde, dispuestos a entrar en la sala de cine, cuando vimos un montón de trabajadores del cine agolpados (vale, no quiero exagerar, puede que fuesen 3 o 4) pero me llamó la atención que estaban arrinconados tapando algo…y no era un algo, sino un alguien.

Era Paula Echevarria (con Bustamante y su hija) estaban en esa esquina junto a estos trabajadores, supongo que trataban de pasar desapercibidos, pero creo que consiguieron lo contrario. Jamás me hubiese fijado en ellos si no fuese por lo anormal de la situación, de hecho ayer casi me “como” a Melendi en una tienda de electrónica y no me di cuenta, fue mi chico el que me dijo que el chico con el que casi me había dado era el famoso cantante.

Y no es que yo sea completamente ajena a estas celebridades, sé perfectamente quiénes son, pero supongo que como me ha pasada a mi, le pasa a la mayoría de la gente, o no nos damos cuenta o si nos damos cuenta no queremos molestar (yo ni por molestar, es que no soy de pedir autógrafos, ni pedir fotos).

Intento ponerme en la situación de esta mamá, pero claramente me falta información, no sé si en otras ocasiones les han llegado a agobiar, si no les dejan pasar una tarde tranquilos en familia o si incluso llegan a ser maleducados con ellos, pero es una verdadera lástima que esta niña no estuviese jugando en el hall del cine como lo hacían el resto de los niños. No dudo de que estos padres hacen lo mejor por su hija, al igual que tratamos de hacer todos con nuestros niños, por eso no me atrevo a juzgar esta situación.

Muchas veces escucho a famosos decir que solo niegan fotos o autógrafos cuando van con sus hijos, tratan de llevar una vida lo más normal posible para que esto no les afecte, no se asusten y crezcan tranquilos.

Habrá gente que dirá que esto va en el sueldo, “no pueden llevar una vida normal porque tampoco tienen unas ganancias normales”, su nivel de vida se lo deben a su público y están en deuda con él, y quizás tengan parte de razón, pero una cosa es ser agradecidos y otras ser esclavos de esta situación.

Si Paula y Bustamante hubiesen estado solos, me hubiese parecido fatal este comportamiento, total, quiero creer que la gente es sensata y educada y que no nos lanzamos a por los famosos en cuanto los vemos, y que si alguien se acerca pidiendo una foto o un autógrafo lo hará con educación y será porque realmente admiran su trabajo. Es esa misma gente que acude a sus conciertos, ven sus series. compran sus productos… y que tras una foto y unas palabras se irán felices por haber tratado con sus ídolos. Aunque al parecer no siempre es así, y es en esos momentos, en los que creo que sí que va en el sueldo, no me refiero a aguantarlos, pero si a sufrirlos y tratarlos con mano izquierda si son capaces o mandarlos dónde quieran si lo ven oportuno.

Y es que ser mamá famosa también tiene su parte negativa, no iban a ser todo regalos, palabras bonitas y reverencias, tienes que vivir con el constante cuchicheo, las miradas, los codazos y las interrupciones…¡qué pereza!, mejor me quedo en mi tranquilo anonimato.

¿Qué te parece? ¿Entiendes la postura de esta pareja? ¿Cómo crees que se pueden proteger a estos niños? No seas tímid@ y anímate a comentar, puedes hacerlo aquí o en mi Facebook

¡Hasta la próxima!

firma

Fotografía: Tras la pista de Paula

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Paula Echevarría, ¿es difícil ser mamá famosa?

  • Inma (HomoPrimerizus)

    Me encanta esta chica.
    No suelo encontrarme con famosos o quizás es que no los reconzco. En cualquier caso, si me los encuentro en una situación normal (en un restaurante o por la calle) no los paro, sin embargo si que los paro si voy al teatro a verlos en una obra, al entrar o al salir, porque me interesa (o interesaba en mis tiempos de soltería) tener una foto con ellos. Ahí si que deberían atender a sus fans, su trabajo empieza un poco antes de subir al escenario, la mayoría son muy educados y agradables, pero otros no y la verdad es que me molesta. Es cierto que todo el mundo puede tener un mal día. Una vez una actriz nos dijo: disculpadme es que no me encuentro bien y no tengo un buen día, y se fue. Pues se entiende, pobrecita. Pero otros pasan de ti como si no te vieran…
    En fin, perdón por este rollo…