Copa menstrual después de un parto intrumental 2


Copa menstrual

¿Cómo he podido vivir más de 20 años de reglas sin la copa menstrual?

Pues no me lo explico, bueno sí, hasta hace pocos años no sabía ni que existía, así que no me ha quedado otra que hacer uso de las horrorosas compresas.

La regla, la warri, el periodo, la maldita, la de rojo, mi tía María, Andrés… o como la quieras llamar (le hemos puesto más nombres que el demonio) vino a visitarme por primera vez con 11 años, así que ya ha llovido, ¿verdad?

Mis reglas siempre han sido dolorosas, duraderas e intensas así que cuando me quedé embarazada me alegré muchísimo de perderla de vista, ¡qué ingenua! porque me pasé todo el primer trimestre con dolores de regla pero sin tenerla, así que fue como un intensivo para compensar los meses que no la iba a tener.

Después de 17 meses sin ella, volvió hace unos meses y fue cuando me planté. Odio las compresas, me parecen sucias y desagradables, en invierno tienen un pase, pero en verano es horroroso. Los tampones no son para mí, los he utilizado en contadas ocasiones, no estoy cómoda con ellos y por eso solo los he utilizado para ir a la piscina o a la playa (y siempre deseando quitármelo rápido)

Así que decidí probar la copa menstrual, me puse a buscar por la red y aluciné con la cantidad de marcas que la comercializan, de diferentes tamaños, materiales, colores, formas… ¿Y cuál escojo? pues como no sabia muy bien por cuál decantarme, me puse en contacto con algunas marcas para ver qué me podían ofrecer. Casi todas me ayudaron dándome toda la información que fuese necesaria y dos de ellas, Meluna y LadyCup, además, me ofrecieron su copa para que pudiese probarla.

¿Qué me preocupaba?

Si te soy sincera, lo que más me preocupaba era que pudiese utilizarla después de mi parto instrumental, con fórceps y con una episiotomía que tardo meses en curarse, muchos puntos por dentro y por fuera…¿Sería este producto adecuado para mí y para otras mujeres como yo?

¿Cómo fue mi experiencia?

Antes de contarte los detalles, ya te digo que fue buena y que estoy encantada con el invento.

¿Fue difícil ponerla ?

La primera vez que me la puse lo hice mal y sé que lo hice mal porque la notaba, me puse en contacto con la marca y me dijeron que no tendría que sentirla nada, así que volví a colocarla y perfecto, verdaderamente no se nota absolutamente nada.

¿Es difícil quitarla?

Leí mucho antes de hacerlo y supongo que eso me ayudó, todas las experiencias que encontré eran negativísimas: que era muy complicado, que se veían yendo a urgencias para quitársela, así que ya estaba mentalizada para que fuese complicado, pero para mi no fue complicado, si lees bien las instrucciones y entiendes lo que tiene que pasar para que salga todo es bien sencillo.

  1. Empujas con los músculos, casi como cuando parías (pero no con la misma intensidad, ¿eh? con poner tenso el músculo vale)
  2. Metes un dedo para hundir la copa un poco por un lateral y conseguir que se rompa el efecto vació.
  3. Tiras de ella y ya está.

Limpieza

Hay que esterilizarla antes de usarla por primera vez (también antes de cada ciclo) y luego cada vez que te la quites, con lavarla en el lavabo antes de ponértela de nuevo ya vale.

Tuve que vaciarla estando en la calle, en un restaurante (la verdad es que podría no haberlo hecho hasta llegar a casa, pero quería vivir la experiencia) y como llevaba una botella de agua en el bolso y toallitas no tuve ningún problema.

Tiempo que la puedes llevar puesta

El tiempo que quieras, el límite lo pone la cantidad de flujo que tengas por si se llena la copa, pero yo la tenía muchísimas horas. En los últimos días de regla me la ponía por la mañana y la vaciaba por la noche, el primer día lo hacía cada tres horas y vi que quedaba mucha capacidad sin utilizar, así que fui probando a alargar cada vez más. En esto supongo que cada una tendrá sus tiempos.

¿Alguna  fuga?

La primera noche me acosté prontísimo, Brutote estaba malito y llevaba dos noches sin dormir. Cuando me levanté por la mañana , 11 horas después, hubo un escape ¿Qué es lo que pasó? Tengo dos teorías, la primera que me la pusiera mal, era mi primer día con ella, así que puede ser porque no me ha vuelto a pasar. La segunda teoría es que estuvo puesta durante demasiadas  horas y en la noche de mayor flujo, así que puede que desbordara.

Ventajas

Comodidad, no sientes que llevas nada, ni sentada, ni agachada, ni moviéndote…nada.

Limpieza, es un método mucho más higiénico, no hay olores ni estás todo el día con sensación de humedad.

Seguridad, el material es anti-alérgico: elastómero termoplástico medicinal (TPE), así que no tendremos ningún problema.

Económicas, adiós al gasto mensual, la copa menstrual tiene una vida de entre 5 y 10 años ¿Sabes cuánto dinero es eso? Muuucho.

 

En este ciclo he utilizado la copa Meluna, me gustó que tuviesen varias tallas y la manera que te dan para que elijas la tuya,  creo que eso ha sido clave para tener éxito en esta experiencia, porque aunque la otra marca me envió la talla para mujeres que ya han dado a luz, es mucho más grande que la que he utilizado en este ciclo y no me apañaba (puede que por mi falta de experiencia, así que trataré de utilizarla en ciclos futuros)


 

Desde Meluna me informan de que han activado un descuento del 10% para mis lectoras en todas las compras online que realicéis del 1 al 31 de enero, si estabas pensando hacer el cambio… ¿qué mejor momento?, para disfrutar de este descuento solo tendrás  que introducir el código DESCUENTOBLOGGERUNO al realizar la compra.

 

¿Qué te parece? ¿Te animas a utilizarla? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

firma


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Copa menstrual después de un parto intrumental

  • Gala

    Yo tengo ganas de usarla, igual ahora me animo más a ello!
    La verdad es que, desde que los probé, siempre he usado tampones. No aguanto casi nada las compresas. Me parecen incomodísimas. Y los tampones no es que me parezcan la panacea… pero bueno, al menos me siento más cómoda.

    Con respecto a las tallas, el otro día comentaba con mi prima “pequeña” (16 años) sobre el hecho de poder usarla sin haber tenido relaciones sexuales. Y la verdad es que no supe qué contestarle, porque con los tampones no hay ningún problema y son fáciles de poner. ¿Tú sabes si con la copa hay dificultades? ¿O si basta con usar una talla pequeña?

    • MamaK Autor

      Hola Gala! Si te animas ya me contarás, yo estoy contentísima, la verdad.
      En cuanto a tu prima pequeña, la marca que yo utilizo tiene una talla pequeña para su caso, pero no te aseguran que el himen quede intacto (aunque sería raro que pasara algo) así que es algo que debería valorar si para ella es importante.
      Gracias por pasarte! Un abrazo!