32 cerdos de pata negra 5


Hoy es mi cumpleaños, hace 32 años que mi madre me trajo al mundo y no sé en qué momento mi padre leyó que costaba lo mismo criar a un hijo durante un año, que a un cerdo de pata negra durante toda su vida; así que desde que tengo recuerdos, el día de mi cumpleaños he escuchado a mi padre decir entre risas “menudos 10, 15, 20, 32 cerdos de pata negra podría tener yo” y aunque del cerdo se aprovecha hasta sus andares y por muy rico que esté el jamón, creo que no se ha arrepentido de su decisión.

Cerdos de cumpleaños

Siempre me ha gustado mi cumpleaños, no me asusta cumplir años, al menos de momento; siempre ha sido un día muy especial. Desde hace unos años, empiezo mi nuevo año con un abrazo y un beso del papá de Brutote, que esa noche se queda hasta un poco más tarde despierto, para poder ser el primero en felicitarme; mi madre siempre me hace mi comida favorita, toda la gente que me quiere me llama, me escribe y me manda sus mejores deseos, y por un día me siento la “chica especial del día”, como cuando iba al colegio con mi bolsa de chucherías para poder repartirlas entre mis compañeros (qué buena clase tenía y qué recuerdos tan bonitos guardo).

Hace justo un año, el día que cumplí 31 años, los médico me levantaron el “castigo”; te explico, llevaba 15 días del sofá a la cama, para intentar que con el reposo, la medida abdominal de Brutote se normalizara y se igualara con el resto de medidas y con la semana de gestación en la que me encontraba. Fueron 15 días complicados y por fin, el día de mi cumpleaños, sentí que volvía a respirar cuando me dijeron que todo se había normalizado y que todo iba fenomenal. ¿Qué mejor regalo de cumpleaños que ese?

Este año celebro mi primer cumpleaños siendo mamá y me hace incluso más ilusión, hace tan solo un par de años, él fue mi deseo en ese momento, cerré los ojos y pensé que lo que más quería en el mundo era ser mamá, tardó algunos meses en llegar, más de lo que mi poca paciencia pudo soportar, pero en ningún momento pude imaginar que esto sería tan grande, no podía imaginar que este pequeñajo fuese a traer TANTA felicidad a nuestra vida.

Hoy cumplo 32 años y esta noche volveré a ponerme delante de mi tarta de cumpleaños (si me da tiempo a hacerla, sino siempre se puede sustituir por una magdalena…), abrazaré a mi hijo, miraré a los que me rodean, cerraré los ojos y volveré a pedir un deseo con toda mi ilusión, y tengo fe en que se cumplirá, porque hoy es mi día, hoy soy la chica del cumpleaños.

firma

Te recuerdo, que hoy, coincidiendo con el día de mi cumpleaños, es el último día para apuntarse al sorteo de la cuna Babycenter Hauck, asegúrate de seguir todos los pasos y que tengas mucha suerte.

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “32 cerdos de pata negra