Destete, ¿el principio del fin? 6


¿Está el destete cerca?

pablo (3)

Nuestra lactancia no ha sido fácil, sí que es verdad que hace meses que está bien establecida y  ahora es muy cómoda, pero los principio fueron muy duros, varias huelgas de lactancia, que me hacían pensar que no sería capaz de superar otra más y al final sí que lo conseguía y ciertas cosas que desconocía y que creo que hubiese ayudado conocer.

Y ahora, superados los doce meses de lactancia creo que empiezo a ver el principio del fin.

¿Qué me hace pensar que el fin está cerca?

Lo primero, es que Brutote no me pide, no es como otros niños que he leído que incluso son capaces de desnudar a su madre en mitad de la calle si les entran ganas de “teti”, en contadas ocasiones me lo ha pedido siendo más bebé y ahora que es más mayor nada de nada. Aunque también es verdad que si le ofrezco se coge encantado.

Tenemos un serio problema con el agua, no le gusta y aunque ahora sí bebe algo, no bebe la suficiente, de cada 10 traguitos que le entran en la boca, escupe ocho, así que después de las comidas trato de ofrecerle agua antes que pecho, para ver si con la sed que le debe dar la comida bebe más agua.

Empieza a preocuparme que lo que ahora puede ser un destete respetuoso, más tarde se convierta en un mal trago para él o para mí. Sé que la OMS recomienda la lactancia materna mínimo hasta los dos años y por eso nunca he tenido prisa, pero últimamente es algo que me ronda la cabeza.

Ciertas tomas son cada vez más cortas, excepto la de la mañana y la de antes de dormir, las tomas se han convertido en algo casi fugaz, de hecho la de la merienda ya no se la doy para darle un poco de espacio al agua.

¿Cómo me siento?

Tengo sentimientos encontrados, a mí no me molesta, ni me cansa darle el pecho, así que por ese lado todo va bien, pero empiezo a tener cierto sentimiento de culpabilidad por si más adelante tiene un problema con el agua.

Sé que me estoy preocupando por cosas que aún no han pasado y que no debería hacerlo y que seguramente esto del agua, quede en una anécdota más y que al final, en poco tiempo terminará bebiendo agua sin problemas.

También me siento algo juzgada, no por los más cercanos, porque si les molesta no lo dicen, pero sí por toda persona desconocida que se me acerca para darme su opinión, que por supuesto no he pedido: “Tienes que quitársela ya”, “pero si ya está muy mayor para teta”, que sé que debería ignorar esos comentarios, pero hacen mella y me vuelven incluso un poco paranoica, pensando que es lo que todo el mundo piensa, pero no todos se atreven a decirme.

Tampoco me siento apoyada por la pediatra, que me animaba a dejar la lactancia materna cada vez que teníamos una huelga de lactancia, ” aprovecha ahora para quitársela” me decía, cuando yo iba a pedirle ayuda para superarla. En esta última revisión, la del año, ni me ha preguntado si seguía con el pecho…

También me siento un poco triste por romper ese vínculo, para mi la lactancia ha sido algo maravilloso, quitando los comienzos, y creo que se merece una buena despedida, hacerlo poco a poco y sin que suframos ninguno de los dos. Aunque también te digo que si pusiese el cartel de cerrado y no le ofreciese más desde este mismo momento, él no me pediría y la única que lo pasaría mal sería yo, puede que me equivoque, no lo sé, pero en este caso creo que la necesidad de hacer un destete respetuosos va más dirigido hacia mí que hacia él.

¿Cómo llevaste los primeros síntomas del destete? 

¡Hasta la próxima!

firma

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Destete, ¿el principio del fin?

  • Ana García

    Hola! Mi hija se destetó a los dos años y medio y para mi fue una liberación, ya sólo tomaba al despertar y para dormir por la noche y lo hacía muy despacio, le costaba mucho dormirse y aún dormida había riesgo de despertarse y querer seguir otro rato largo en cuanto la ponía en la cama.
    Un día le dije, ya no hay más teta porque ya eres grande, y no me pidió más que una o dos veces, y ella sí era de las que me dejaba en pelotas en cualquier parte buscando la teta. Es que si me veía cambiarme de ropa venía a darme un chupetón, jejeje.
    Si tu brutote no te pide, obsérvalo, ahora come ya muchas cositas y quizá la leche le resulta “sosa” en comparación. Lo del agua,insistir sin ser coñazo para que no la aborrezca, pero el agua es importante para nuestro organismo. Mi hija siempre come con una botella de agua sobre la mesa, para que la vea y le apetezca, cuando era más pequeña poníamos su bibe con agua.
    Con los consejos que te den/demos, léelos, valóralos y decide por ti misma si algo se puede aplicar a tu hijo. Nadie le conoce mejor que tú. Ni siquiera su pediatra.
    Un beso.

    • MamaK Autor

      Muchas gracias Ana, estoy aplicando lo que dijiste de ponerle delante el biberón con agua, poco a poco, quiero pensar que va bebiendo más.
      De momento seguimos con las tomas más o menos igual, él no necesita el pecho para dormirse, lo hace solito desde hace tiempo, así que espero que por ese lado sea más sencillo.

      Un abrazo!

  • Mamá Puñetera

    Pues poco te puedo ayudar porque nosotros no tuvimos ningún síntoma de destete… De hecho, si por Valkiria hubiera sido, hubiéramos seguido con ella, pero yo estaba ya muy cansada porque ella siempre fue muy demandante.
    Pero no te preocupes, lo más fácil es dejarse llevar y si ha llegado el momento (porque él lo ha elegido) y se va progresivamente destetando solo, yo no veo inconveniente, mas respetuoso imposible… El resto de cosas las irás viendo sobre la marcha, pero tu no te desanimes mujer!

    • MamaK Autor

      Gracias guapa, recuerdo que me leí todas tus entradas sobre vuestro destete y lo bien que os vino la mochila. La verdad es que cada vez estoy más concienciada, lo único que me preocupa es que deje el pecho y siga bebiendo poca agua, pero también creo que vamos por el buen camino con eso, así que sea lo que él quiera…

      un besazo!

  • Sonia Barroso

    Mi hijo no se ha destetado del todo, pero sí hay indicios, como el hecho de que ya solo toma puntualmente y que ha ido abandonando paulatinamente tomas, Rosquis sí quiere agua, aunque no bebió ni una sola gota hasta los 14-15 meses (increíble, pero así fue). Y si que es algo que da un poco de pena, el día que se acabe voy a lamentarlo, pero quizás hay lecturas que ayudan, como Destetar sin lágrimas, de Pilar Martínez. Yo pienso que el hecho de que ya no quieran teta para dormir, es que ya nos queda poco tiempo, pero bueno…¡todos son etapas y seguro que nos aguardan de maravillosas! ¿verdad? besitos!