9 meses con Samanta, segundo trimestre 9


9 meses con Samanta

Este miércoles las expectativas eran muy altas, después de un primer programa que me enamoró ( y no sólo a mí, por lo que leí en vuestros comentarios) esperaba con ganas poder ver el segundo capítulo correspondiente a su segundo trimestre de embarazo y sobre todo, poder ver qué historias acompañarían a las de Samanta.

Samanta está en el segundo trimestre, se encuentra bien, tiene energía… creo que casi todas nos hemos sentido así, el segundo trimestre se ve como la tierra prometida, pero si una cosa caracteriza al embarazo es que es como una montaña rusa y pasas de la felicidad a un llanto inconsolable sin darte cuenta y sin entenderlo, al menos a mí también me pasó, como le ocurre a Samanta.

Hemos vuelto a acompañar a Samanta en sus ecos, la de las 17 semanas y la morfológica a las 20. A mí esta última se me hizo eterna, miran las cosas tan bien, que se pasan un buen rato midiendo, así que supongo que siendo dos será el doble de tiempo. Mis médicos no eran muy comunicativos y se esperaban al final para decir que todo iba bien, por eso siempre estaba deseando que terminaran.

Yo fui de las embarazadas que se pasan 9 meses sin probar el jamón, ni el lomo, ni el salchichón… aunque Samanta nos cuenta el famoso truco de congelarlo antes (que es lo que ella hace) según algunos ginecólogos, los congeladores doméstico no son capaces de alcanzar la temperatura y condiciones adecuadas para acabar con la toxoplasmosis, así que yo preferí esperarme (sería genial que se juntasen médicos e investigadores y llegasen a un acuerdo, basado en estudios fiables para que las embrazadas no se volviesen locas con la alimentación, pero vamos, en esto y en muchas otras cosas)

Samanta empieza a plantearse cosas del parto y empieza a buscar en Internet (todas lo hemos hecho, reconócelo) No sé en qué momento empecé a preocuparme por el parto, de hecho, traté de no pensar demasiado en ello. Me preocupaba más que se me llenara la habitación de familiares y esas cosas; era consciente de que el parto seguramente no sería como me lo imaginaba, así que me parecía tontería gastar tiempo en eso. Pero lo que sí hice fue leer todas las crónicas de parto que encontraba por todos sitios y ver partos que habían emitido en programas de televisión (los vídeos caseros me daban un poco más de respeto…)

La pareja de Samanta acude (junto a ella) a su primera preparación al parto, en este caso dirigida a él. Acudir a todas las clases de preparación al parto supongo que me ayudó a la hora de pensar que eso lo tenía cubierto y preocuparme un poco menos por “el momento parto”, de hecho, mis clases fueron muy completas y lo que más me gustó es que no terminaban en el parto, sino que también se trataron las primeras semanas con el bebé, los cuidados, la parte emocional...puedes leer los post que hice sobre ello aquí.

El aparato que utilizan con el chico de Samanta, yo lo he utilizado en el fisio para tratar mi maltrecha espalda y utilizándolo con una intensidad mucho más baja que le ponen a él, ya da buenos “viajes”, por eso me ha dado tanta penita. Decía que tenía curiosidad, ¡en qué momento! jajaja

La verdad es que creo que he olvidado la intensidad de las contracciones, es decir, recuerdo que me dolieron muuuucho, pero soy incapaz de recordar exactamente el dolor que sufrí (y por ejemplo, si soy capaz de recordar el dolor de mis reglas, que también es verdad, que parto sólo he tenido uno y reglas hace tiempo que perdí la cuenta) supongo que la naturaleza es sabia y en el fondo quiere que nos sigamos reproduciendo ¿estaremos realmente “diseñadas” para olvidar ese dolor?

Las otras historias de 9 meses con Samanta

La historia de Laura y Borja era complicada de superar y aunque no han sido tan emotivas, emocionantes y fantásticas como la historia de esta pareja que nos dejó tocados a todos en el primer programa, sin duda, las historias de este segundo programa, no me han dejado indiferente, de hecho, aquí “hay plancha” para rato

Shalini es una de las protagonistas de este segundo programa y ha decidido junto a su pareja, tener un parto o Nacimiento  Loto  (termino que desconocía completamente) que consiste en no separar al bebé de la placenta hasta que lo haga naturalmente. Hablan de beneficios a nivel energético, comer un trozo de placenta  en un batido para ayudar al cuerpo a recuperarse, píldoras de placenta… son cosas que no comparto y en las que no creo, por lo que no lo haría nunca (que es lo que recomienda Shalini, “si no crees, no lo hagas”)

En Holanda nos han presentado a una familia poliamorosa, un hombre, con dos mujeres (aunque solo una de ellas lo es de forma legal), que comparten la crianza de Maya, la hija biológica de una de las mujeres y del hombre de la familia.

Y por último, Valeria, embarazada de 22 semanas y trabajadora sexual, con pareja estable que sigue ejerciendo su trabajo y es que, al parecer, las chicas embarazadas tienen su público. Esta historia me ha impresionado mucho, para mi el embarazo es una de las cosas más bonitas que me han pasado, me cuidaba, me mimaba… mi bebé estaba creciendo dentro de mí y era lo más maravilloso del mundo,lo más importante. Le quería, le cuidaba, le protegía…y verlo desde esa perspectiva, fotografiarse la tripa para conseguir clientes…pfff, me ha impresionado. Por supuesto que no la juzgo, no la conozco, no sé sus circunstancias, no sé si lo hace porque quiere o porque lo necesita… no lo sé y la verdad es que prefiero no pensarlo demasiado.

Como decía al principio las expectativas eran altas y reconozco que el programa de esta semana no me ha llegado tanto como el anterior y no las ha cumplido, pero ir preparando los kleenex, que en el próximo programa Samanta va a dar a luz y sé de una que va a echar alguna lagrimita ( no puedo evitarlo, me pasa siempre…)

 

 

¿Qué te ha parecido este segundo programa? ¿Ha cumplido tus expectativas?

¡Hasta la próxima!

firma

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 ideas sobre “9 meses con Samanta, segundo trimestre