Falso estrabismo y visita al oftalmólogo 7


pablo (4)

¿Vuestro hijo tuerce algún ojo? ¿Al ver algunas de sus numerosas fotografías os dais cuenta de que a veces esconde un ojo? ¿Cada vez lo hace menos?

Yo contestaría que sí a todas estas preguntas. ¿Y tú?

En una de las primeras revisiones con la pediatra yo me había dado cuenta de que parecía que tenía algo de estrabismo, a veces escondía un ojo, otras veces el otro y que en las fotos era algo que se notaba bastante (más que en el día a día). Se lo comenté y no le dio nada de importancia, nos dijo que era normal y que con el tiempo desaparece en la mayoría de los casos. Pasaron los meses y cada vez se notaba menos, así que no era algo que me preocupase.

Así que nos plantamos en la revisión del año pensando que todo iba bien. Mi peque entró  bien contento andando a la consulta como queriendo enseñarle a la pediatra que ya caminaba solito, y lo primero que nos dijo fue. -“¿Y ese ojo escondido?”, y yo me sorprendí muchísimo, no porque hubiese escondido un ojo, sino más bien porque ya casi no lo hacía y por las circunstancias de mi peque, lo había visto no hace mucho y no nos había dicho nada.

Durante la consulta fue fijándose y ya no estaba tan segura de que lo escondiese  -“Me ha parecido cuando ha entrado, pero la verdad es que ahora no le noto nada, de todas formas, vamos a mandarlo al especialista, que si realmente hay algún problema mejor tratarlo cuanto antes”

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo consiste en la desviación de un ojo o de los dos. Es muy frecuente que los bebés hasta los 2 o 3 meses lo tengan debido a la inmadurez propia del recién nacido; no son capaces de coordinar el movimiento ocular y es algo que van perfeccionando durante ese corto periodo de tiempo.

Unos ojos que enfocan correctamente mandan casi la misma imagen al cerebro y éste la interpreta como una sola, para ello se necesita que los dos ojos miren al mismo sitio y que el cerebro sea capaz de interpretar esas imágenes tan parecidas como una sola, pero cuando existe estrabismo, el cerebro no recibe la misma imagen por los dos ojos y ahí se complica la cosa.

No voy a meterme mucho en tecnicismos, porque no soy médico y no quiero meter demasiado la pata, pero si quieres saber más sobre el estrabismo, te recomiendo que leas la entrada de Ocularis sobre este tema.

Poco más de un mes después nos encontramos en la consulta de oftalmología del hospital, allí la doctora nos tranquilizó y nos habló del falso estrabismo, que es lo que tiene Brutote.

¿Qué es el falso estrabismo en niños?

Lo primero decir que no es una enfermedad, sino más bien una trampa óptica. En realidad el ojo no se tuerce, sino que es una falsa sensación de estrabismo la que percibimos y puede llegar a engañarnos porque claramente nosotros vemos que el ojo se tuerce y se esconde.

¿Qué provoca el falso estrabismo?

Principalmente son dos cosas:

– El tabique nasal que aún no se ha formado y está plano, deja mucho espacio entre los ojos. Nosotros utilizamos la nariz para coordinar y dirigir la mirada, ese tabique que el cerebro decide no ver, está ahí y cumple su función, además de la obvia.

– Y un pequeñito pliegue del piel, llamada epicantus, que está situada en la parte interna del ojo y que es el culpable de confundirnos.

Este pliegue hace que cuando el niño mira hacia un lado, tape la parte blanca del ojo que deberíamos ver en la parte interna (la más cercana a la nariz) y que nos produce la sensación de que ha escondido el iris, pero en realidad el ojo no está metido, esa parte blanca está, pero está debajo de ese pliegue y no nos deja verla.

wp-1464647411616.jpg

Por eso, cuando el niño (o niña) mira de frente no se nota y en cuando mira hacia un lado nos parece que el estrabismo ha vuelto.

¿Cómo lo podemos diferenciar el verdadero estrabismo del falso?

En el blog Ocularis, he visto una manera muy curiosa. Si al hacer una foto, aun estando torcido alguno de los ojos, el reflejo del flash se ve más o menos centrado en ambas pupilas se trata de un falso estrabismo, si por el contrario, el reflejo se ve centrado en una pupila y en el otro se encuentra desviado (parte lateral de la pupila o en el iris) se trata de un estrabismo real.

Como la oftalmóloga nos dijo, era algo que al principio se notaba mucho y que con los meses casi no se nota. El problema no es el funcionamiento de sus ojos, la cosa viene porque es pequeñito y aún no tiene bien formado el tabique nasal, además, la forma de sus ojos (y el epicantus) también contribuyen a que este efecto se note un poco más. Según vaya creciendo este falso estrabismo desparecerá del todo.

¿Conocías el falso estrabismo?

¡Hasta la próxima!

firma

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 ideas sobre “Falso estrabismo y visita al oftalmólogo