La piscina…esa ¿maravillosa? experiencia 8


 

pablo (17)

Aunque no es el primer verano de Brutote, si es el primer verano que está “disfrutando” de la piscina. Y ahora verás porque entrecomillo la palabra disfrutando. El año pasado le bañamos muy poquitas veces, pero era tan pequeñito que más bien se dejaba hacer. En la playa tenía un poco de miedo a las olas, pero nada excesivo. La experiencia fue estupenda.

Este año, estábamos muy confiados pensando que le encantaría desde el primer momento (el año pasado no se quejó ni una vez) y ya nos sentíamos un poco menos primerizos en este aspecto… Peeero, no ha sido así, nos está costando la misma vida que disfrute de la experiencia.

Nuestra urbanización tiene una piscina grande y otra pequeñita y no sé el motivo por el que la pequeña ha estado congelada hasta hace muy poco (pero no exagero, congelada, a nivel de meter los dedos y que te duela la piel) mientras que la grande estaba a una temperatura mucho más buena. Quiero pensar que cambian el agua más a menudo por las “posibles fugas” que puedan existir y que no le da tiempo a calentarse. Así que imagínate la reacción de Brutote al meterlo en el agua congelada… pues es casi la misma que la mía, pero a mí me da más apuro llorar y gritar en público.

Sin hablar del momento ducha… gritos, llanto…una auténtica tortura. Que la verdad es que me gustaría evitárselo, pero entre que es obligatorio (no quiero que los vecinos nos miren mal, aunque creo que soy de las pocas que duchan al peque) y que en el fondo no me parece mala táctica para mantenerlo fuera del recinto de las piscinas cuando no tiene puestos los manguitos…Creando trauma en 3, 2, 1… ay, no, espero que no.

A la hora de meterlo en la piscina su padre y yo utilizamos dos métodos distintos:

El mío lo llamaré “Cachito a cachito” (porque lo de Jack me parece muy fuerte…) me siento con él en el bordillo y poquito a poco lo voy metiendo… primero los deditos, luego el pie y según se va acostumbrando a la temperatura, voy avanzando. Esto me suele llevar unos 10 minutos hasta poder dejarlo completamente dentro (el agua le llega por la cintura) luego mojarle el resto del tronco me cuesta unos minutos más, con algún grito de por medio, todo hay que decirlo. El mojarle la cabeza es otro tema, con suerte consigo salpicarle un poco y humedecerle el pelo…

El método de su padre lo llamaremos “Aquí te pillo…” que consiste basicamente, en cogerlo y meterlo completamente de una vez. Tiempo invertido… ¿5 segundos? con algún grito y mirada de rencor eterno de por medio.

Según van pasando los días, he de reconocer que lo lleva mejor. Ya consigo sumergirlo hasta los hombros y no lo pasa mal, levanta las piernas mientras yo le cojo de las axilas y está aprendiendo a moverlas para hacer espuma (introducción lejana a la natación, podemos llamarlo) En la piscina grande ya no se pega a mi como una lapa (ay, mejor no te cuento que en uno de los primeros días, se agarró tan fuerte a mí, que terminó desabrochándome la parte de arriba del bikini y me lo quitó completamente…bueno, ya te lo he contado. Nota mental: hacerme con un bañador como nos recomedaron). Y es que como en todo, cada niño tiene sus ritmos.

Viendo los progresos diarios, estoy convencida de que al final lo disfrutará al 100%

¿Qué tal lleva tu peque la piscina? 

¡Hasta la próxima!

firma

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 ideas sobre “La piscina…esa ¿maravillosa? experiencia

  • Yaiza

    Hola guapa!!!

    En la guardería de Pirulete hay opción para apuntarles a natación y desde octubre del año pasado empezó. Puffffff, estuvimos a un tris de borrarle. Su profe va con ellos los primeros días e incluso se mete con ellos en el agua, ya que es un sitio nuevo, con gente nueva, experiencia nueva… La actividad se realiza los martes, les recoge un mini bus que les traslada al polideportivo, allí unos monitores les ayudan a bajar y les llevan a los vestuarios donde les ayudan a cambiarse de ropa, hasta ahí todo bien. Luego pasan al recinto de la piscina con los monitores de piscina, ahí ya no tan bien, pirulete se agarraba a su profe y no había forma de que se fuese con ningún monitor. Eso semana tras semana tras semana, nos planteamos borrarle porque si suponía un sufrimiento para el peque, que sentido, tenía, no? Su profe nos recomendó que esperásemos un poco más, y bendita recomendación. En una par de semanas todo cambió le encantaba, se lo pasaba pipa y a su monitor Chechu le adora, así que encantados. De hecho el otro día fue la exhibición de piscina, y me sorprendió lo bien que se defiende y como “nada” mi sirenito.

    Un besote muy fuerte y ya verá como dentro de nada se lanza solito 😉

    • MamaK Autor

      Qué bien Yaiza! a mí me hubiese encantado apuntarle a la piscina municipal, hay natación desde los 6 meses, pero se pasan mucho con el precio. Ay, sí, yo también espero que termine disfrutando. Un besazo!

  • El Papá Cavernícola

    Pues la semana pasada estuvimos. El primer día le costó un poquito eso de soltarse y sentirse libre en el agua, iba agarrado a mi. Al siguiente día ya nada más ver la piscina se fue corriendo y ahí ya si se pasó mucho más tiempo y solito andando y todo (también este día estaba la Mamá Moderna y se estuvo bañando con el, que eso es un aliciente). Por cierto que ella lleva bañador 🙂

    • MamaK Autor

      jajaja, juro que va a ser lo primero que me compre. Menos mal que no había nadie en la piscina, excepto el socorrista y tuvo la elegancia de mirar hacia otro lado… Me alegro de que disfrute tanto, veo que hay esperanza, jaja. Un beso!

  • Dácil

    Aaaay pobre. Si es que es normal. Los cambios lo llevan fatal. Mi mayor fue un pececito y el más peque era como el tuyo. Le costaba entrar, pero pasaba tanto calor, que aunque fuera echarle un poquito de agua con la mano para quitarle el sofoco era necesario. Lo que puedes hacer es llevar una pequeña piscinita hinchable, llenarla con agua de la ducha y meterle poquito a poquito hasta que se moje entero y así le ahorras la ducha tortura 😉

    • MamaK Autor

      Pues no te creas que había pensado lo de la piscinita, pero la verdad es que cada vez lo lleva mejor, ahora un poco de mala cara al pasar por la ducha y en el agua encantado, ayer hasta se tiraba a la piscina grande, con el correspondiente sustazo que me llevé yo y eso que su padre estaba dentro y yo detrás de él, pero no nos lo esperábamos… Un besazo