Cuidado con el sol 2


pablo (19)

Recuerdo el año pasado, con Brutote con menos de 6 meses…¡Ay, lo pasamos fatal tratando de evitar el sol por todos los medios! A los niños menores de 6 meses no se les debe echar crema solar y no deben ser expuestos al sol. Y claro, yo que soy primeriza, del tipo agonías de primera, lo intenté por todos los medio.

Siempre que salíamos lo hacíamos por la sombra y evitando las horas de más sol del día. En la piscina siempre debajo de la sombrilla y tratábamos de no salir antes de las  7 de la tarde. Le compramos un bañador de cuerpo entero que protege del sol. Pero aún así, no puedo decir que a mi hijo no le dio el sol, le dio muy poquito, pero algo… algo sí que le dio. De verdad que traté de que me explicaran qué cantidad de sol se podía considerar normal ¿sacarlo del carro y ponerlo en el coche? ¿salir a la entrada de la urbanización a coger el correo? Siempre me decían que NADA ¿Y eso cómo se hace? ¿Saliendo a las diez de la noche?

Así que con el agobio de no poder forrarlo para que nunca le diese el sol, me fui a una farmacia en la que me dijeron lo que ya sabía, que hasta los 6 meses al niño no le podía dar el sol, pero como quedaba poquito para que los hicieras, me dieron una crema con filtro físico.

Estuve tentada a ponérsela con 5 meses, pero aún así, me esperé hasta los 6 meses porque yo soy muy obediente y si dicen las cosas por algo será ¿no?

Este año ya es distinto, tenemos un sol agresivo que sale bien temprano y que se queda hasta bien tarde, pero con Brutote con sus 16 meses cumplidos, puedo embadurnarle enterito y quedarme bien tranquila, así que cuando me escribieron desde los Laboratorios Ferrer para invitarme a un taller para conocer más sobre cómo proteger a los más pequeños me encantó la idea.

Pocas veces recuerdo yo que en mi casa me hayan echado la crema correctamente, es decir, un tiempo antes de exponerme al sol y con “recordatorios” cada 2 horas. Tengo la piel muy clara y yo no me pongo morena, paso del blanco albino al rojo centollo cocido sin parada intermedia, y después de eso, me pelo como una serpiente que muda la piel.

Así que entre la información que he recibido, y el recuerdo de lo que duelen las corvas, la nuca, el pecho quemado… porque eso es imposible olvidarlo, ¿verdad? me he vuelto muy precavida. Nunca tomo el sol, total, no me voy a poner morena y me echo crema siempre que me acuerdo (reconozco que si voy a la playa o a la piscina, me resulta más sencillo acordarme, pero no deberíamos salir de casa sin protegernos) y con el peque no me la juego, siempre bien protegido.

Seguro que ya sabes estas cosas, pero que para mí es importante recordarlas:

La piel tiene memoria, si dejo que mi peque se queme durante la infancia, será algo que su piel no olvidará e irá acumulando todas esas agresiones.

-Hay que echar crema de manera abundante 30 minutos antes de exponernos al sol y repetir la aplicación cada dos horas y después de los baños.

-De momento no hay cremas resistentes a la arena, si tu peque hace la croqueta, es muy probable que la crema se termine quedando en la arena, así que hay que poner otra vez crema.

-No te olvides de las orejas, el cuello, manos y pies (incluida las suelas).

Ninguna crema protege al 100%

-Los niños deben utilizar cremas con filtro físicos

¿Cómo deben ser los protectores para los más pequeños?

No vale eso de comprar una crema cualquiera para toda la familia. La piel de los más pequeños es  más fina y más sensible ante quemaduras y reacciones alérgicas, por eso debemos tener en cuenta lo siguiente:

Es mejor utilizar cremas con filtro solar físico, porque están formuladas de tal manera que la posibilidad de que haya una reacción alérgica es casi inexistente y porque funcionan como barrera ante los rayos solares.

No existe un protector que proteja 100%, pero sí que debemos utilizar protección alta.

Muy importante y esto lo digo por experiencia, que tengan bajo potencial irritante ocular. Al principio de verano compré uno en un supermercado, indicado para niños y con alta protección, pero en cuando le cayó agua en la cabeza y el pelo y le resbaló algo de crema en los ojos se le irritaron muchísimo, no paraban de llorarle los ojos, al principio pensé que había sido el cloro, pero en cuanto he cambiado de crema esto no ha vuelto a ocurrir.

Resistente al agua y de fácil aplicación . Recuerdo que la crema del año pasado no había forma de extenderla, sería muy buena y muy cara, pero al final el peque terminaba con manchurrones blancos por todos lados y su paciencia no alcanzaba para que se la extendiera bien por todo el cuerpo.

¿Sabes leer correctamente la información sobre protectores solares?

Yo no, o al menos no sabía hacrlo antes, pero seguro que esta imagen te ayuda tanto como a mí

Imagen de laboratorios Ferrer

Imagen de laboratorios Ferrer

A veces se me olvida echarme crema a mí (al peque nunca), pero hay ciertas cosas que me están ayudando a no olvidarme:IMG_20160711_190846411_HDR

Utilizo crema hidratante con factor de protección, así, mientras sigo con la #OperaciónCuídateMamáK, me protejo del sol.

Utilizo un aliciente. En este taller nos presentaron el fotoprotector con acción reductora Protextrem, este gesto además de protegerme, me ayuda reducir ,tonificar y reducir la silueta. La verdad es que a mí con este tipo de productos me falla la constancia, pero como a la piscina voy casi todos los días, pues al menos, en verano, estoy siendo algo constante. También me falla el ejercicio, con el que debería acompañarlo, aunque con todo lo que me muevo detrás de Brutote, espero que sea suficiente… Ya te contare después del verano si me ha funcionado o no.

Como veis, no me volví con las manos vacías, además de con mucha información y de una comida y tarde con amigas bloggers, me traje para casa algunos de los productos Protextrem que nos presentaron. De momento sólo he utilizado la crema para Brutote y el reductor, pero ese par de cremas para la cara me están haciendo ojitos…

IMG_20160711_190746051

La crema para el peque es infinitamente más fácil de extender que la que teníamos el año pasado, aunque no es tan fácil de extender como un filtro químico (que ya sabes que no es lo más recomendable para la piel de nuestros peques) Se queda un poquito blanco, pero como hay que aplicarla media hora antes, cuando salimos a la pisci ya se ha ido el color.

Este verano me siento mucho menos agobiada con el tema del sol, seguimos intentando evitar las horas de mayor incidencia, no salimos de casa sin el protector puesto, lo único que nos falta es utilizar gorra y gafas, pero hija, no hay manera, así que por la sombra y con cuidado.

No olvidemos que el Sol siempre está ahí arriba, así que proteger nuestra piel y la de los nuestros no debería reducirse a una rutina veraniega. Lo sé, es pesado y aburrido, pero recuerda que la piel no olvida.

¿Cómo proteges la piel de tus hijos?

¡Hasta la próxima!

firma

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Cuidado con el sol

  • Rut Cea

    Mi kilo y yo tenemos que usar protección +50, cada uno la suya, de hecho yo tengo que llevarla en la cara todo el año. Somos muy pálidos y sensibles al sol. Me pasa como a ti. Gracias por enseñar lo de las etiquetas de las cremas solares, no sabía ni la mitad.