Casas rurales con peques: Hacendados de Haza 8


pablo (31)

Hace un par de fines de semana estuvimos en una casa rural con unos amigos. Pero no una casa rural más, sino una que ha hecho que deje su teléfono bien guardado en la agenda para poder repetir y no podía dejar de compartirlo contigo.

Solemos ir, por lo menos, una vez al año a una casa rural con los amigos y esta es la segunda a la que vamos desde que el peque nació y la experiencia no ha podido ser mejor.

En este caso, la elegida fue Hacendados de Haza en Fuentelisendo (Burgos) buscábamos algo tranquilo y no demasiado lejos, porque para un fin de semana tampoco nos merecía la pena, y aunque el viaje, al final, fue de 2 horas, valió la pena ( y el peque durmió más de una hora, así que todo fue de maravilla)

Mis amigos no tienen hijos, así que el peque tuvo la atención de todos, y tengo que agradecer la infinita paciencia que tuvieron, no porque se portara mal, ¡qué va!, sino porque el peque les cogía de la mano y les llevaba constantemente de paseo, de una habitación a otra para encender las luces y apagarlas. ¡Ay, qué obsesión tiene este hijo mío por la luz ¿habrá sido farolero en otra vida?!

IMG-20160822-WA0016

Compañeras perfectas para este finde rural

Tampoco voy a liarme mucho a describirte la casa, porque en Internet hay unas fotos estupendas, sólo te contaré que la casa está compuesta por dos edificios de una sola planta y en el centro un jardincito, cuenta con 3 habitaciones, cada una con su  baño (con ducha de hidromasaje, oh, sí) y en el otro edificio está la cocina, el comedor y el salón (todo en un concepto abierto) con varios sofás, tv y un baúl con dos casas de muñecas encima, pero no de esas de pitiminí, sino dos casas para darles trote y  dentro del baúl…juegos de mesa para todas las edades (pero para todas, que Brutote estuvo jugando con uno de madera de Goula).

IMG_20160821_095324055-COLLAGE

Ilusión máxima al encontrar Locos por el éxito

Las casas de muñecas triunfaron desde el primer minuto, una con objetos más grandes, por si los pequeños son muy chiquititos y tenemos miedo de que se lo puedan llevar a la boca y otra con objetos un poco más pequeños, pero con los que Brutote ha podido jugar perfectamente.

Hacendados de Haza

Esta es la casa con las piezas más pequeñas ( como ves, tienen buen tamaño)

Al llegar, en nuestra habitación encontramos una cuna perfectamente vestida, de hecho, nos habían dejado varios cambios, por si eran necesarios y mantas, colchas y fundas…vamos, que se aseguraron de que el peque no pasara frío.

Y la verdad es que al final, nos apañamos simplemente con una sábana y una colcha, porque aunque por la noche refrescó, la temperatura en la habitación fue perfecta (y al peque le puse un pijama de algodón largo)

Tuvimos la suerte de que la casa que tienen al lado, con un jardín más grande, no estaba ocupada ese fin de semana y nos permitieron hacer una barbacoa allí (en nuestro jardín también había barbacoa), y eso sí que era el paraíso, con motos, bicis, un terreno enorme para correr, cabaña, un arenero con un toldo encima y juguetes por todos lados.

Hacendados de Haza

Por lo que he visto en las fotos, las motos y juguetes también los colocan en la casa en la que nosotros nos hospedamos, así que al concretar la reserva, les comentas que vas con niños y seguro que lo dejan todo preparado, a nosotros nos preguntaron, incluso, si queríamos que nos montaran una piscina para el peque, pero con todo el entretenimiento que había no lo vimos necesario.

Cerca (el pueblo es muy chiquitito, así que todo es “cerca”) hay una pequeña granja en la que pudimos ver un montón de animalitos. Al burro daban ganas de llevárselo a casa, no podía ser más adorable. Pero 200 km en burro de vuelta, no los veía…

Hacendados de HazaEl parque del pueblo es una pradera de césped en la que correr con algunos columpios, y como en Fuentelisendo lo han pensado todo, ahí se encuentra el bar del pueblo, con sus mesas y sus sillas, para poder tomarnos algo tranquilamente (recuerda que es un pueblo chiquitito, así que casi estábamos solos) mientras los peques juegan.
Fuentelisendo

¿Qué es lo que más me ha gustado de Hacendados de Haza?

  • Sin duda, lo mejor ha sido ver disfrutar al peque, lo ha pasado fenomenal corriendo y jugando.
  • La comodidad. La casa está perfectamente equipada y las camas son muy cómodas, con ese tipo de sábanas que parece que te acarician al meterte en la cama (¿Con qué las lavarán?)
  • Wifi en toda la casa. Porque aunque es estupendo eso de desconectar, con wifi todo lo disfruto más.
  • La gente. Todos los vecinos fueron de lo más agradable, aunque era la primera vez que íbamos, tuvimos la sensación de estar veraneando en nuestro pueblo de toda la vida (ains, yo no tengo pueblo, con lo que me gustaría veranear ahora con el peque allí)

¿Cómo podría mejorar Hacendados de Haza?

Aunque ya he comentado que me ha parecido que la atención es estupenda y que tienen muy presente el entretenimiento de los niños, siempre se puede mejorar.

Para que la nota fuese de 10, les ha faltado una trona (las de Ikea no cuestan nada y es algo que los padres agradecemos mucho ¿verdad?) Nosotros llevábamos una de viaje, pero siempre es más cómodo una de las normales.

Ha sido un fin de semana estupendo, que espero que podamos repetir en algún momento. Y es que, ahora comprendo, que para que los padres tengan  una buena estancia, hay que empezar por preocuparse por el bienestar de sus hijos.

¿Conoces alguna otra casa rural perfecta para niños?

¡Hasta la próxima!

firma

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 ideas sobre “Casas rurales con peques: Hacendados de Haza