¿Cuánto habla un niño a partir de los 12 meses? 18


12-24-meses

¡Por fin! ¡Soy mamá!. Quizás estés pensando que a buenas horas lo digo ¿no? Evidentemente soy mamá desde hace muchos meses, incluso antes de dar a luz, ya era la mamá de Brutote. Pero lo que quiero decir es que por fin el peque, mi pequeño Brutote, mi niño, me llama mamá.

Hace meses, muchos (o al menos a mí se me ha hecho eterno), te conté que estaba segura de que estaba a punto de llegar ese primer momento en el que por fin escucharía de su boca esa palabra que tanto he ansiado.

Pero no, aquí mi hijo ha preferido decir muuuchas palabras antes que mamá

Su primera palabra fue luz, bueno, para ser exactos fue “La luz” (él piensa que es una sola palabra), esto lo empezó a decir antes de cumplir su primer año y fue la que nos “salvó” la revisión del año. Al parecer deben decir al menos una palabra en esta visita. Y qué mal se pasa, cuando ves que están rellenando un papel, como si fuese una quiniela y no puedes evitar desear aprobar el examen con nota.

¿Pero cuánto habla un niño de 12 a 18 meses?

A partir del primer año comienza a desarrollarse el lenguaje en los pequeños (antes han pasado por una fase prelingüistica, llena de balbuceos y repetición de sílabas completamente necesario para alcanzar esta fase), empiezan con un repertorio de 3 a 5 palabras (mamá, (o eso dicen…) papá, teta…) unas primeras palabras con las que trata de ponerle nombre a lo que tiene más cerca. A esta etapa se le denomina etapa de una palabra y son capaces de entender entre 30 y 40 palabras.

A partir de los 14 meses,  ya entienden entre 50 y 100 palabras y son capaces de emplear frases de una sola palabra. Es decir, que si aprende a decir roto, utilizará esa palabra en distintos contextos (cuando algo está roto, cuando algo no funciona como él espera, cuando algo no le gusta…)

A los 18 meses pueden decir entre 25 y 50 palabras y entender cientos de ellas. Mi pequeño acaba de pasar por este punto y ya te digo yo que me entiende, aunque generalmente prefiere ignorarme, si lo que le pido no le interesa.

Todos estos datos son orientativos, cada niño tiene su ritmos y no seguir estos ritmos no es obligatoriamente sinónimo de que haya un problema.

Ya te conté cuándo adquieren el lenguaje los bebés y aunque a mi niño le ha costado arrancarse, ya está cogiendo el ritmo.

Cuándo empiezan a hablar los bebés

En nuestro caso, pasaban los meses y nada, mucho balbuceo, pero no le sacabas de “la luz” y poco más. Así, que si ya me conoces un poquitín, como imaginarás, entré en modo madre primeriza agonías y empecé a plantearme si habría algún problema… ( sí, así soy yo y eso que no me canso de escribir que cada niño tiene su ritmo y que las fechas que se exponen siempre son orientativas).

Intenté tomármelo con calma y me planteé que si en la revisión de los 18 meses todo seguía igual, deberíamos consultarlo con un especialista para quedarnos tranquilos.

Pero no hizo falta, para mi tranquilidad y la de mi chico (él no estaba preocupado, pero sí cansado de calmarme) antes de la llegada de esa fecha se lanzó.

El lenguaje de los 18 a los 24 meses

Comienza la etapa de las frases de dos palabras. Empiezan a hacer frases de dos palabras e incluso alguna con tres. Sustantivos, verbos, adjetivos, todo empieza a fluir casi mágicamente.

A partir de los 2 años, el niño posee un vocabulario de unas 300 palabras. Empieza a emplear pronombres personales (yo  y tú) y posesivos (mi o mío).

Le gusta decir lo que hace (nene caca) y hace lo que dice (nene salta)


Nosotros acabamos de entrar en esta etapa y aunque hace unas semanas te hubiese dicho que veía muy lejos el empleo de frases de dos palabras, Brutote ya está en ello. Trae una caja y dice “caja abre” y es que aunque parece que le ha costado lanzarse, ya no hay quién lo pare.

Tiene 19 meses y es un lorito, todo lo repite (“cuidadín con lo que dices” advierto a todo el mundo) y de momento estamos consiguiendo que no aprenda ninguna palabra fea. ¿Quién la cagará fastidiará y soltará una palabra inadecuada? Tengo que decir que en mi casa somos de pocas palabrotas, muy pocas, así que espero que en el caso de que se nos escape alguna. no será de las gordas.

Las primeras palabras de Brutote

Me hace especial ilusión hacer esta lista porque hace unos meses, pensaba que nunca llegarían, pero han llegado y aquí están algunas de las palabras que han seguido a esa “laluz” que nos permitió “conseguir” ese aprobado raspado en la revisión del año.

  • Papá, sí papá, yo lo he parido, pero papá fue una de sus primeras palabras, quizás vino justo después de “la luz”. Te imaginas lo ilusionado que estaba su padre. Llegó el momento,  en el que nos dimos cuenta de que para él, papá eramos su padre y yo, así que nos reíamos diciendo que el peque tenías dos papás y ninguna mamá.
  • Estrella. ¡Ay, lo que le gustan a mi peque las estrellas!, las del firmamento, las dibujadas (ya las puedo dibujar con la mano izquierda, con los ojos cerrados, hasta con los dedos de los pies…porque no para de pedírmelas) las de las banderas…si hay una estrella ahí fuera, él la localizará y con esa vocecita que me tiene loca dirá “estrellaaa”. Para dormir le ponemos a “Estrellita” su mariquita que ilumina toda su habitación con estrellas de diferentes colores y que cuenta (sí, las cuenta a su manera) hasta que se queda dormido.
  • Luna, Sol y nube, seguimos con el cielo… Si las estrellas le ponen de buen humor, es ver la luna y se le ilumina la cara. Las nubes también las tiene bien localizadas, supongo que gracias a la lamparita de nube de Tutete, que también solemos encenderle.
  • Árbol. Este niño se ha propuesto que a su padre se le caiga la baba y es que imagínate a mi chico, que es  Ingeniero Forestal. viendo a su hijo correr de un árbol a otro en el jardín y repitiendo una y otra vez “árbol”
  • Pera, kiwi, uva… Tener un frutero a la vista y a mano, ha facilitado que juegue con las naranjas como si fuesen pelotas, pero también ha ayudado a que aprenda sus nombres.
  • Pato y Elly… Pocoyo es lo más en su vida ahora mismo. Tenemos unos muñequitos para el baño que lleva a todos sitios y se le ilumina la cara cuando los ve y repite sus nombres (Elly se nos perdió este verano y aún me dura el disgusto)
  • Agua, otra de sus primeras palabras, con lo que me costó que por fin bebiese agua, pero fue empezar a berberla y empezar a pedirla. La localiza rápido, tanto en vasos, grifos, botellas, piscina (otra de sus palabras)

Ya son muchas más: cocodrilo, leche, Pepa, Pepe, pelota, patata, coche, verde, naranja, blanco, mano, pie, dientes…y por supuesto, desde hace poco más de un mes, mamá.

¿Cuáles han sido las primeras palabras de tu peque?

¿Recuerdas cómo y cuándo te llamo mamá o papá?

¡Hasta la próxima!

firma

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 ideas sobre “¿Cuánto habla un niño a partir de los 12 meses?

  • Dácil

    Daniel no empezó a hablar hasta que llegó a Infantil y desde entonces no calla ainsss
    Y eso que la gente me ponía la cabeza como un bombo sobre la necesidad de llevarle a un especialista por el tema. Que agonías son.
    Iván empezó a hablar antes animado por su hermano.
    La primera palabra del mayor fue papá, la del pequeño mamá y en las restantes coincidieron ambos: No, quita y mío 😉

  • Mami Reciente Cuenta

    Aún recuerdo que la primera vez que me dijo mamá, mirándome a los ojos, a mi se me encharcaron los ojos. Y es que es un momento precioso. Ella ya está en la fase de 24 meses. Habla por los codos aunque no se la entienda. jajajaja. Necesitamos un diccionario propio, aunque por suerte, las mamis tenemos ese “sexto” sentido y sabemos lo que nos quieren decir y si no, preguntas hasta que aciertas! 🙂
    Justo el otro día empecé con las palabras que nos dice ahora la peque.

    Saludos

  • Inma (HomoPrimerizus)

    Me da a mí que mi niño también usa “papá ” para los dos…o eso quiero creer…hace unas semanas si que diferenciaba…papá para jugar y mamá si se enfadaba o quería algo…ahora no…ahora es papá para todo…se ha olvidado de mí? De vez en cuando parece que dice algo parecido a agua…pero nada…charra en su idioma todo el día…pero nada comprensible…tendré paciencia y retendré mi faceta agonías que sólo tiene 12 meses…

  • El Papá Cavernícola

    Genial!! Enhorabuena, un gran momento sin duda.
    Yo ya hice un diccionario con sus palabras y cada mes va diciendo un par más, aunque la mayoría de las inventa y no pasan de bisílabos. Eso sí, le encanta repetir unas cuantas y decirlas todas seguidas “mamapapayayaaliapapá” XD
    Un saludo!

  • Rut Cea

    Mi niño me llegó a decit hasta gracias. Ahora ha entrado en una fase de retroceso y parece que se le ha olvidado todo y no dice más que mamá y Athos que es nuestro perro. Toooodo lo demás es tata.

  • Marian (UnaMadredelSigloXXI)

    Me fascina el lenguaje infantil y cómo se va desarrollando (de hecho, yo también le he dedicado algún post al tema, porque me encanta). El mayor empezó a hablar muy pronto (y no se ha callado desde entonces jajaja). Su primera palabra fue “papá”, luego “agua”, “pan”… “Mamá” llegó en cuarto lugar, así que te entiendo perfectamente jajaja Con el pequeño me resarcí, porque aunque le costó empezar a hablar, su primera palabra fue “mamá”.
    Si te sirve de consuelo, lo normal es que digan primero la palabra “papá”: las consonantes oclusivas (p, b, v) les resultan más fáciles que las nasales (m, n). Así que, como ves, no es cuestión de amor, sino de fonética. El caso de mi hijo pequeño: toda regla tiene su excepción 😉
    Perdona la parrafada, pero el tema me gusta mucho . Besos!

  • Maribel Maral maternal

    Hola Keka! En nuestro caso cuando llegamos a la revisión del año, el tema del lenguaje sacamos un suspenso, pero mira, la verdad es que no hicimos caso, porque sabíamos que llegaría el momento antes o después.
    El día que dijo mamá no se me olvidará, pero después de decir mamá aun nos quedaba un tiempo para que empezará a hablar. Y ahora ya se ha lanzado, muchas veces no le entendemos pero él habla, y habla y habla…( no sé a quien me recuerda, jajajajaaja); y es verdad que lo repite todo. Así que tenemos muuucho cuidado con lo que decimos delante de él.
    Un beso