Alimentación en el embarazo ¡No estoy loca! 3


Las hormonas están jugando mucho conmigo en este embarazo (prometo hablar de ello más adelante) pero necesito gritarlo a los cuatro vientos… ¡no estoy loca, estoy embarazada! y es que hay tantísimos temas que tenemos que tener en cuenta y que hace que nos miren como a locas desquiciadas, que al final están consiguiendo que me desquicie un poco de verdad.

Hoy vengo a desahogarme sobre uno de los muchos temas de los que voy a hablar en esta pequeña sección (si no me vengo arriba y la convierto en una sección fija durante los próximos meses, jeje) y es que hay ciertos temas que me están quemando en este embarazo (este tema en concreto ya lo hizo en el embarazo de Brutote) y necesito gritarlo.

¡No estoy loca, estoy embarazada! Y mi alimentación en el embarazo ha cambiado

Tampoco estoy enferma, pero no, lo siento (por mí, que no por aquellos que no lo entienden) pero no puedo comer de todo. Hay ciertas enfermedades sobre las que tengo que estar alerta como la toxoplasmosis, listeriosis, salmonelosis, infección por citomegalovirus…

Así que no, lo siento (vuelvo a repetir, que lo siento por mí, que soy la que me privo de cosas que me gustan)  pero no como de todo, ni de todas las formas:

Me comería un bocadillo ahora mismo, pero NO

No como jamón, ni lomo, ni chorizo… (en unas lentejas y cocinado sí, por ejemplo) pero sin cocinar, NO. Porque aunque he leído que congelándolo antes no hay problema, también he leído que pensar que nuestros congeladores caseros alcanzan la temperatura y condiciones necesarias para que no haya riesgo es ciencia ficción, así que son 40 semanas en las que me privo y yo no me arriesgo. Si yo he decidido hacer el “sacrificio” por mi bebé, no me juzgues (no va por ti,¿eh?, jeje, ya ves que estoy en momento desahogo)

De vez en cuando caigo en la tentación de tomarme una hamburguesa, pero sin lechuga, ni tomate, ni…

No como verdura cruda que no esté perfectamente lavada por mí (no me fío del resto de la humanidad) y como soy muy poco de ensaladas y comida fría en general, casi que la evito también. Verdura cocinada toda la del mundo, cruda…no. Así que si me como una hamburguesa la pediré sin verdura, aunque tarden más en hacérmela y si aún así cuando llegue mi pedido, ésta viene con algún trozo de lechuga, pediré que me la cambien. No me vale con quitar ese trozo y ya (miedo, que no sé si justificado, a la contaminación cruzada) pero yo no me arriesgo, lo hago por mi bebé y si alguien no lo entiende es su problema.

Yo no como carne en este punto jamás, no me gusta

No como carne poco hecha, (ni comida poco hecha en general) y no hablo de carne sangrando, si está rosada pido que me la hagan más o no me la como (y digo “pido” porque en casa me la hago perfectamente, así que si está en ese punto que no considero adecuado es porque no como en casa) y que conste que no me gusta nada ser “tocapel****” y por eso, cuando lo pido, insisto en que esté pasadísima, porque estoy embarazada y que para mí un toque rosado no es suficiente. En algunos sitios apuntan que es para una embarazada y lo han traído perfecto, así que no debe ser tan complicado.

No como pescado que no esté congelado previamente durante varios días. Esto no estaría de más que lo hiciese todo el mundo. Pero en mi estado no me arriesgo y si no sé si el pescado ha pasado por ello, no me lo como. Tampoco tomo pescado ahumado.

 

No tomo quesos que no estén hechos con leche pasteurizada, ni tomo quesos blandos ni fermentados como el brie o  el camembert o quesos azules (y te aseguro que decir que me encantan es poco)

Adoro el queso

No tomo salsas ni platos elaboradas con huevos crudos.

No comparto cubiertos con mi peque, ni comparto comida con él (no me como una manzana a mordiscos con él) porque es menor de 3 años y podría perfectamente pegarme el citomegalovirus.

Todas estas comidas de las que me privo podrían contagiarme enfermedades que de no estar embarazada no serían demasiado graves, y de hecho, es rarísimo cogerlas ¿pero y si soy ese tanto por ciento escasísimo?, ya tenemos experiencia en serlo, y al estar embarazada, puedo contagiar a mi bebé y tener consecuencias realmente graves.

Son sólo 40 semanas de mi vida y yo he decidido hacerlo así, más que a mí no le “cuesta” a nadie, así que un poquito de comprensión no vendría mal. Que sí, que sé que antes la gente comía de todo y no pasó nada (o quizás no le pasó a esa persona en concreto o le pasó, pero entonces no sabían la razón) pero lo vuelvo a repetir, YO NO ME ARRIESGO.

Y hasta aquí todo lo que se me ocurre sobre la comida a estas horas de la mañana (que ya te digo que hay más cosas que no como, pero no quiero eternizarme) y aunque pueda parecerlo, lo prometo…¡No estoy loca, estoy embarazada!

¿Te sentiste o te sientes igual que yo? ¿Alguna restricción más que hiciste o estás haciendo durante el embarazo?

¡Hasta la próxima!

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 Comentarios en “Alimentación en el embarazo ¡No estoy loca!

  • mividadecolorazul

    Pues más o menos hice lo mismo que tú! En los demás embarazos sí que me congelaba el jamón en este no. Si me apetecía me lo pasaba por aceite y me estaba buenísimo!!jejej, lo que lo q sí que no podía evitar era comer cosas de los peques… es que era algo que se me escapaba de las manos..jejej. besotes, y te entiendo con lo de no estoy enferma, sino embarazada!!jeje

  • ruth2m

    a mí tambien me miraban como a una loca cuando decia que no podia comer cosas crudas o embutidos o sushi (eso sí, el casero me lo hacía y comía sin problemas, porque sabía de donde salía y que lo habia congelado bien) me decian bah por una vez, pero prefiero estar un tiempico sin comer todo esto que lamentarlo en un futuro

    el sacrificio de unos meses no me costó nada de nada….y aun sigo sacrificandome con gusto

    y es que oye!! es de locos cuidar a tu futuro peque??
    PUES NO!! así que ANIMOOOOO guapetona, ya queda menos y lo estas haciendo MUY MUY BIEN (seguro!) ^___^