Semana 20 de embarazo… y 21 3


Embarazada y con un niño de dos años en casa, me atrevo a afirmar que los cambios de hora son el mal.

Nunca me había sentado tan mal el cambio de hora como este, no consigo coger el ritmo, además el peque ha estado un poco malito y eso no ayuda, noches sin dormir por culpa de los mocos (del peque y míos) y un dolor de espalda que empieza a perder fuerza (este, por suerte, solo mío) lo han hecho más complicado.

Siempre me había encantado este cambio de hora, que a las 6 de la tarde queden horas de luz para disfrutar de un buen paseo en familia es estupendo, pero las mañanas y el baile de horario que llevamos son un caos.

Estos paseitos me están viniendo fenomenal para el embarazo, o eso creo, porque siempre recomiendan caminar y yo siempre he sido muy obediente y la verdad es que de momento tengo el peso bastante controlado (he engordado unos 2 kilos) y eso que como de todo (dulces caseros incluidos).

Semana 20 de embarazo… y 21  ( Mamá K)

Hoy te cuento estas dos semanas juntas, porque parece que hay menos cambios (y así aprovecho e intento coger ritmo, porque acabo de cumplir las 22 semanas)

Mi tripita o barrigona es enorme, bueno, puede que exagere un poco, pero en el embarazo de Brutote no tuve casi barriga, en el paritorio me decían que no parecía que estuviese a término, así que imagínate. Y en este embarazo ya es otra cosa, estoy contentísima con mi barriga (supongo que si esto sigue creciendo a este ritmo al final no podré ni moverme y ya no me encantará tanto).

Sigo sin tener línea alba y el ombligo sigue bajo control.

Siento a la peque todos los días, y ya no solo yo, mi chico y Brutote ya la han notado moverse. La siento durante todo el día, pero por la noche es un festival de danza

Ya no tengo náuseas, casi no me atrevo a confesarlo, durante la semana 20 tuve algunos días, pero ya en la 21 se han ido del todo. Espero que no vuelvan, ¡qué cansinas, de verdad!

Sigo sin acidez ni ardores de estómago, pero sí he notado que me cuesta más respirar, como si hubiese perdido capacidad pulmonar y es que todos los órganos se están desplazando y menos espacio hay.

Sigo estando bastante cansada y esos paseos de los que te hablaba al principio del post me dejan machacada, en este embarazo es como si a mis músculos les costase más mantener el peso de mi barriga y estoy mucho más molesta, me molesta la barriga, la pelvis… creo que todo entra dentro de la normalidad, así que estoy tranquila.

 Semana  20 y 21  de embarazo (#BebéEnCamino)

semana 20 embarazo

Mi bebé en estas dos semanas ha pasado de 15cm a 25cm y de 250g a 350g (son datos orientativos, porque en la eco de las 20 mi pequeña ya pesaba 400g ¿Vendrá grandota?) La verdad es que estos pesos creo que tampoco son fiables al 100% así que creo que vamos bien. Ha pasado del tamaño de un coco al de una zanahoria, esto de las frutas me hace mucha gracia y no me aclaran mucho, porque en las bolsas que yo compro no hay dos zanahorias iguales…

Mi peque no para de moverse durante todo el día, aunque no me dé cuenta ni de la mitad de estos movimientos, se chupa el dedo, se estira, da vueltas y disfruta de todo el espacio que tiene en el útero.

Duerme muchísimo, aún no abre los párparpados y cada vez tiene más grasa debajo de su piel y su cuerpo se está cubriendo de pelo (luego éste se cae) Brutote nació con pelito en la frente y en las orejitas, era una pelusita de lo más tierna, jajaja.

Es un bebé completamente proporcionado (proporciones que mantendrá hasta su nacimiento) pero chiquitín.

Y hasta aquí nuestras semanas 20 y 21 de embarazo, en la que por fin he dicho adiós a las náuseas y he dado la bienvenida a los movimientos continuos de mi pequeña.

¿Cómo ha sido o está siendo tus semanas 20 y 21 de embarazo? 

¡Hasta la próxima!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Semana 20 de embarazo… y 21