La estantería de Brutote: ¡No hay nada! 1


¡No hay nada!

Hoy en la estantería Brutote un libro que me ha demostrado una vez más, que a veces menos es más. Y que lo que en principio para mí puede parecerme un poco soso, para el peque es perfecto y adecuado para el momento que está viviendo. ¡No hay nada! es el libro del que te hablo hoy y aunque en un principio me pareció que realmente no había nada de lo que hablar, ha resultado ser un éxito con Brutote.

En casa estamos comenzando con nuestra particular operación pañal. Si hace algunas semanas os contaba que el peque no daba ninguna señal de empezar a estar preparado, poco a poco (pero muy poco a poco) estas señales están empezando a aparecer, así que con mucha calma estamos introduciendo nuevos elementos en nuestro hogar, como un orinal tortuga, que de momento sirve para jugar y también estamos ampliando el número de libros relacionados con la operación pañal.

En ¡No hay nada! un pollito está empezando a utilizar el váter y hace participe de su esfuerzo y alegría a todos los miembros de su familia.

Lo que más nos has gustado de ¡No hay nada!

Sin duda, que al peque le ha encantado y eso que a mí a primera vista me pareció demasiado simple.

La aparición de la familia, tenemos muchos libros en los que salen mamá y papá, incluso la abuela, pero en este también aparecen los tíos, el abuelo y le acompañan en este proceso.

Su sencillez, dibujos sobre fondo blanco que le dan importancia a la acción y que llegan a los peques.

Textos muy breves, el peque ya se los ha aprendido, le gusta que se lo contemos nosotros y luego contárnoslo él.

Podéis ver lo que le gusta a nuestro peque en este vídeo,¡me lo como, si parece que sabe leer y todo!

¿Qué te parece “¡No hay nada!”? ¿Te ha pasado como a mí, que un libro que en apariencia es demasiado sencillo te ha terminado sorprendiendo?

¡Hasta la próxima!

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “La estantería de Brutote: ¡No hay nada!