Maleta para el hospital: errores y aciertos 1


Maleta para el hospital

Ya hace algo más de dos meses que nació mi pequeña Tigrilla y aunque tenía preparado un post con las cosas que había metido en la maleta, creo que será más interesante compartir mi experiencia con los errores (que fueron bastantes) y aciertos (que también hubo alguno, no te vayas a creer…)

Hablo de mi experiencia dando a luz en un hospital público de Madrid, en los privados pocas cosas dan y supongo que también puede variar dependiendo de la Comunidad en la que des a luz.

Maleta para el hospital:

Aciertos

Varias gomas para el pelo. No sé cómo ocurrió pero perdí la que llevaba puesta durante el parto. Así que llevar más de una es un acierto.

Braguitas de postparto: son tremendamente feas pero totalmente necesarias. Una de las matronas me dijo que también vienen fenomenal las braguitas que se venden para pérdidas de orina porque con esas no hay que ponerse compresas y son totalmente transpirables.

Bodies para la pequeña. Allí daban pero eran de los que se ponen por la cabeza y yo los primeros días prefiero cruzaditos, además, los del hospital no eran nada suaves.

Gorrito para la niña. Los bebés pierden calor por la cabeza, así que necesitan ponerse un gorrito al principio aunque sea verano. Si la criatura nace criada, puede que el que ponen en el hospital quede pequeño (que no se te olvide guardarlo, el olor que se le queda es único). Yo llevé dos, uno más pequeñito y otro más grande, al final utilizamos el más grandecito.

LIlimento. Unos días antes de dar a luz me enviaron este producto y lo metí en la maleta. Pues que sepas que es el mejor invento del mundo mundial para limpiar el meconio, esas primeras cacas tan difíciles de limpiar. Nos vino fenomenal, además no necesita aclarado.

https://www.instagram.com/p/BW9wVc7lGPa/?taken-by=mamaseescribeconk

Productos de higiene. Es verdad que en el hospital te dan una esponja jabonosa, pero prefiero mil veces ducharme con un jabón normal y un champú y lo mismo para la peque

El resto de cosas que utilicé durante los 3 días de ingreso fueron: zapatillas de estar por casa, una bata, monedas para las máquinas, cargador del móvil, batería externa, mantita para la peque, muselinas, ropa para salir del hospital para la peque y para mí (piensa que sea ropa anchita, que después de dar a luz no vuelves por arte de magia a la talla inicial)…

Errores

Un camisón monísimo. Llevé un camisón muy bonito que no utilicé porque me manchaba de sangre y puestos a manchar uno… ¡mejor los que me daban en el hospital! así que lleva el que quieras pero has de saber que es muy probable que se manche.

Una bata que abrigaba demasiado. No era muy gruesa y en condiciones normales  sería para entretiempo, pero en agosto  no fue una buena idea. No me la puse ni para las visitas. Piensa que la calefacción en los hospitales está fuerte, así que lo mejor durante todo el año, es una bata finita.

No llevaba una lista con el contenido de la maleta. Es normal hacer la maleta sobre la semana 37 de embarazo, así que casi un mes después no me acordaba ni de la mitad. No fue hasta el último día que encontré mi arsenal de gomas para el pelo, si hubiese tenido una lista a mano habría sabido que había llevado un montón.

 

Llevé cosas que al final no utilicé en esos días, como discos de lactancia, cremas, babero… pero fueron pocas cosas y no ocupaban demasiado, no lo meto en errores porque eran cosas que sabía que posiblemente no utilizaría.

¿Cuáles fueron vuestros aciertos y vuestros errores?

¡Hasta la próxima!

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Maleta para el hospital: errores y aciertos

  • Cristina

    El mayor acierto para mi fue llevar el sacaleches en el maletero, por si acaso, ya que mi peque nació con frenillo y no se podía coger, pero yo estaba a tope, así que hasta el calostro me pude sacar y se lo pude dar con jeringa, hasta que resolvimos lo del frenillo al menos.