Stokke Scoot, mi experiencia con el carrito de Tigrilla 1


Stokke Scoot, un carrito apto para la bimaternidad

A pesar de seguir sintiéndome mamá primeriza, porque nunca dejamos de serlo (ahora soy primeriza en tener dos hijos, primeriza en tener una niña, primeriza en nuestro primer año de escuela infantil…) Hay ciertas cosas en las que la experiencia se nota, como puede ser la seguridad que sientes al estar con tu bebé, al bañarlo, al vestirlo o llevarlo de paseo.

Con nuestra pequeña Tigrilla estamos utilizando el carro con capazo Stokke Scoot y aquí sí que se nota que ya no es nuestro primer bebé porque ya tenemos experiencia en rodar un carro, en meterlo por diferentes terrenos, en plegarlo y desplegarlo un millón de veces, llevarlo de viaje, utilizarlo en transporte público… y esa misma experiencia me hace saber qué valorar en un carro a la hora de recomendarlo o no.

La primera diferencia que noto en relación con el carro que utilizó Brutote es lo que se ve a simple vista. La calidad de los materiales es realmente excepcional: los tejidos, acabados, cremalleras… pero quizás, solo este aspecto no sería suficiente para decidirme por él y no por otro.

 

Si no conoces los carritos de Stokke te diré que el nuestro, el Scoot, es el más pequeño de toda la gama. Es el más estrecho, más bajo y más corto de todos ellos, pero te aseguro que tiene un tamaño perfecto para moverte por la ciudad, de hecho, está diseñado pensando en eso. Además, esto nos viene fenomenal para que nos entre en el maletero de nuestro coche que no es demasiado grande (al final no cambiamos de coche con la llegada de la pequeña)

Para llevar a la peque nos decidimos por el capazo tradicional, pero este carro tiene la posibilidad de utilizar la silla desde el principio y utilizar para los primeros meses un cojín para recién nacidos y un capazo blando que se adapta a ella. Como sabía que al poco de nacer Tigrilla el peque empezaría la escuela infantil y que eso se traduciría en dos horas de paseo al día, pensé que la peque iría más protegida ante el frío, el calor, el viento… con el capazo tradicional, pero esto es una decisión muy personal.

En un carro de la gama a la que pertenece este carrito, se da por hecho la calidad de los materiales y acabados, no te voy a descubrir nada en ese aspecto, pero quizás si pueda ayudarte en cuanto a nuestra experiencia de primera mano.

Recomendaría el carro Stokke Scoot por:

Fácil de llevar

Es muy fácil de llevar, de hecho, en muchas ocasiones lo llevo con una sola mano porque con la otra llevo de la mano a Brutote (¡hola, bimaternidad!). Aunque el chasis para mí no es muy ligero a la hora de cargarlo para meterlo en el maletero (pesa unos 9kg), cuando se trata de conducirlo esto no se nota, es ligero, gira fenomenal, sube y baja aceras sin problema, etc.

 

En nuestra peregrinación para ir a la escuela infantil tenemos que pasar por carretera, aceras, terrenos de tierra, piedras… y puede con todo.

Una capota XXL con protección ultravioleta 50+

Una de las cosas que más me gustaron de este carro cuando lo vi por primera vez fue la gran capota que tiene. La verdad es que nos ha venido genial, la peque nació a primeros de agosto y sus primeros meses han sido de mucho sol y calor. Además también la protege del frío y el viento y tiene una abertura de ventilación que se puede dejar abierta o cerrar con una cremallera según nos venga bien.

Plegado sencillo y rápido

El plegado del chasis es muy sencillo y queda muy compacto, en forma de libro, así que ocupa muy poco. Pulsando un botón y con un simple movimiento tendrás el chasis plegado. Nosotros porque escogimos el capazo tradicional, pero si lo que tú escoges es la silla, ésta pliega con el chasis. El manillar tiene una posición de plegado para que el éste sea incluso más compacto.

Chivatos de seguridad

No tengo muy claro que esto se llame así, pero me refiero a los indicadores verdes que aparecen en chasis y capazo cuando están bien colocados. Esto me deja muy tranquila cuando lo tiene que montar alguien que no sea yo (o mi chico) que no tienen tanta experiencia. Les digo que se aseguren que están verdes y listo.

Una cesta con gran capacidad

Una de las cosas que más echaba de menos de no moverme con carro según Brutote iba necesitándolo menos, es lo cómodo que es llevar una cesta de gran capacidad. Qué fácil es acostumbrarse a lo bueno, ¿verdad? te aseguro que no echo nada de menos tener que llevar mi mochila cargada de cosas. Nosotros hemos metido: el bolso de Tigrilla, burbuja de agua, abrigos, mochila del cole, bolsos, bolsas de la compra, juguetes (hemos metido de todo, menos a la perra y tiempo al tiempo, jajaja) Además se puede acceder muy fácilmente desde cualquier posición y eso a nosotros nos ha venido fenomenal porque hemos colocado un patinete para Brutote y así no tenemos que hacerlo bajar para meter cosas.

Posibilidad de personalizarlo

Personalmente me enamoré del color gris de nuestro carro, en esta ocasión me apetecía apostar por un estilo más clásico. Pero existe la posibilidad de personalizarlo con asientos y capotas de colores que son una preciosidad. Por no demasiado dinero, creo que son unos 50 euros la capota, puedes tener la sensación de volver a estrenar carro. Es una idea estupenda para reutilizarlo con los siguientes hijos o si te cansas rápido del color que escogiste ¿no te parece?

¿Existe el carro perfecto?

Este carrito nos ha convencido por todas las cosas que te he contado, pero como con todo, creo que no existe el carro perfecto, por ejemplo, me gustaría que el chasis fuese un poco más ligero para que a la hora de cargarlo a pulso fuese más sencillo y le daría una posición más (tiene 3) al manillar, porque a mi chico le gustaría que subiese un poco más.

Si vives por Madrid y quieres verlo en persona (y no me encuentras por algún centro comercial, que ya me ha pasado y yo lo enseño encantadísima y de paso presumo de Tigrilla, jeje), o si quieres ver los distintos colores que hay y si se adapta a vuestras necesidades, te recomiendo que te pases por Todonene’S, el trato es estupendo (si estás buscando silla para el coche, te diría que es obligatorio que te asesores en su tienda, no encontrarás un sitio mejor) y  además acaban de estrenar nueva tienda, mucho más amplia y con muchísimas novedades ¡no te lo pierdas!

¿Qué es lo que buscas en un carrito para tu bebé? ¿Qué te parece nuestro Stokke?

¡Hasta la próxima!

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Stokke Scoot, mi experiencia con el carrito de Tigrilla