Soy madre y soy feliz. No miento y nadie me ha vendido nada. 4


maternidad

Soy madre y soy feliz. No miento. No vendo nada a nadie ni nadie me lo ha vendido a mí. Soy una mujer adulta y sabía que esto cambiaría mi vida y así ha sido.

Escribo esto a raíz del post que publiqué ayer y alguno de los comentarios recibidos. La periodista de la que hablo no ha venido a mostrar lo que muchas no se atreven a enseñar, no se ha atrevido a decir lo que en el fondo todos pensamos, porque no todas pensamos igual.

No, no lo ha hecho. Me niego. Porque si eso fuese verdad estaría reconociendo que soy una mentirosa y no sólo yo, sino también muchas mamás que comparten su día a día o que simplemente se declaran felices. Y no lo somos, no somos mentirosas. Se puede ser madre, ser feliz y disfrutar de todo lo que conlleva la maternidad (lo bueno y lo malo). Y no digo que no haya madres que se sientan igual que esta chica, pero no es la realidad de todas.

Desprestigiar la maternidad está de moda

Se nota una corriente desde hace poco tiempo que quiere desprestigiar la maternidad y lo siento pero no me gusta. Igual que entiendo y respeto que todas las madres no lo vivimos de la misma manera, se debería respetar que yo la viva así.

No entiendo que las personas quieran ser abanderados de la verdad absoluta, porque en muchas ocasiones no existe y más hablando de estos temas. Y si hemos escuchado millones de veces que cada niño es un mundo, cada madre también lo es.

Prepararse para el cambio

Lo más fácil, desde mi postura, sería pensar que la maternidad requiere retirar el foco de atención de uno mismo para enfocarlo sobre otro ser, que además te cansa, te quita horas de sueño y que depende de nosotros 24h al día. Podría pensar que no todo el mundo está dispuesto a hacer ese cambio en su vida. Pero eso sería muy simple y aunque seguramente sea el caso de algunas, estoy convencida de que existen muchos más motivos para vivirlo de una manera diferente a la mía, así que prefiero no juzgar. Otra cosa es que me dé un poco de reparo ciertas declaraciones que quizás puedan hacer daño a unos niños y que me parecen injustas para ellos (a mí, personalmente, me dolería escuchar a mi madre decir eso)

Es cierto que antes de ser madre no sabes cómo te vas a sentir con ese cambio de vida, para mí fueron especialmente duros los primeros quince días de mi niño, fue un golpe de realidad unido al baile de hormonas del puerperio, pero en mi caso fueron eso, quince días y empezar a normalizar la nueva situación.

La maternidad me compensa

Creo que soy bastante transparente, que comparto cuando estoy agotada y cuando no llego a todo, no escondo que ser madre es cansado e incluso a veces duro pero a mí me compensa. De hecho, en otras circunstancias, me encantaría tener más hijos.

Mi día a día es una gymkhana, con un bebé de 3 meses con lactancia materna exclusiva y un niño que no tiene todavía los 3 años no me queda otra. Hay días que no consigo ir al baño y no por falta de ganas, sino porque no encuentro el momento… una ducha de 10 minutos en silencio y sin el peque golpeando la puerta ahora es todo un lujo, me acuesto agotada y me levanto cansada, pero no cambiaría por nada del mundo esa vocecita al otro lado de la puerta pidiéndome algo o esos ruiditos que hace la peque y que me despiertan en mitad de la noche porque ha llegado la hora de su siguiente toma, porque en el fondo son esas cosas las que me llenan.

Disfruto de mi maternidad

Y no solo me compensa, es que además la disfruto. Me gusta estar con mis niños y que dispongan de mi tiempo, que ahora ir al cine sea ponernos una peli de dibujos en el salón y hacer palomitas en el microondas. Me gusta tener a mi niña todo el día encima, me gusta tener que darle el pecho durante todo el día y despertarme por la noche para seguir alimentándola (y que conste que tengo mucho sueño). Me llena y me parece una de las cosas más bonitas que he hecho nunca.

Me gustan mis paseos con mi niño camino al cole, pararme a ver las gallinas (cosas de vivir en un pueblo), recoger hojas, contestar un millón de veces a sus infinitas preguntas, me gusta tener en cuenta sus necesidades y que sean mi prioridad.

Cuestión de prioridades

Para mí es cuestión de prioridades y mi calidad de vida va mucho más allá de dormir del tirón o de disponer de más tiempo para mí.

Mi casa no está perfecta, de hecho casi siempre anda algo desordenada. Reconozco que no es algo que me importe, para mí no es una prioridad.

Disfruto de la maternidad en todos sus ámbitos y a veces es duro y casi siempre cansado y sobre todo da miedo, un miedo que no he conocido hasta que he sido madre pero al que intento mirar un poco de refilón para seguir disfrutando de todo esto.

Esta es la verdad de mi maternidad y es tan real como la tuya o como la de otra. Puede que haya madres que no se sientan como yo, eso seguro, pero no hace que ni su maternidad sea mentira ni que la mía sea la falsa y es independiente de ser buena o mala madre, no mezclemos cosas, por favor.

¿Y tu maternidad cómo es? ¿Te hace feliz? 

¡Hasta la próxima!

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Soy madre y soy feliz. No miento y nadie me ha vendido nada.

  • Olga Cuéntamelo Bajito

    La maternidad es agotamiento, noches en vela, crisis de lactancia, crisis de los dos años, adolescencia en su punto de ebullición. Hijos independiente con problemas económicos, broncas.
    Y así hasta que dejemos de ser madres que será cuando muramos.
    La que se sorprende de todo esto después de ser madre es que no se había parado a pensarlo.
    Pero es que además de “lo malo”, que para mí no son más que experiencias de vida, hay cosas maravillosas.
    Yo he llorado de sueño, he sufrido desmayos de cansancio pero todo merece la pena por ver a esa persona que estás ayudando a crecer.
    Esa sensación de amor incondicional no la cambio por nada.
    Para mi, es lo mejor que he hecho en esta vida.
    Y sí, tengo aspiraciones, soy mujer además de madre, pero nadie me dijo que sería fácil y decidí tirarme al ruedo. Pienso en otras cosas además de en ser madre pero mi prioridad a día de hoy es mi hijo.
    Nunca podré culpa a mi hijo de mis ojeras, mis pechos flácidos o mi cansancio. De no haber salido sola en 4 años una sola noche porque sólo se dormía conmigo.
    Nunca podré culparle de perder cosas de mi vida anterior porque antes de quedarme embarazada sabía que podía pasar. Y porque lo que él me da compensa con creces lo poco que he perdido.
    Cada cual que viva su maternidad como quiera y pueda pero ya vale de demonizar la experiencia de ser madre.
    Lo de “a mi nadie me había dicho que iba a ser así” ya no cuela.
    Un beso

  • Papás casi primerizos (Lídia)

    Maravilloso post!! Yo hace mucho tiempo que lo digo, que me parece perfecto que quiera expresar cómo se siente, y yo no soy nadie para juzgarla, pero ella me está juzgando a mí cuando afirma rotundamente que las madres que no dicen lo que ella dice mienten. Me da mucha rabia q generalice y que nos meta a todas en el mismo saco. Yo fui madre hace 15 años, y hace dos volví a repetir, sin descartar tener un tercero. Porque lo q más me llena en la vida es ser madre, y no miento!

  • Krika

    Plas plas plas. Ole tú. Parece que has entrado en mi mente, suscribo todas y cada una de tus palabras. A mí esta señora no me dice que estoy mintiendo, porque no me da la gana. Ya lo dije en su día cuando la lió parda, creo que fue en Instagram, pero es que no me puedo creer que se sienta tan engañada, lo mismo la que está mintiendo un poco para hacer billetes, es ella. He dicho.