Seis trucos para acertar con los regalos de Reyes y no convertir a nuestros hijos en víctimas del consumismo navideño


regalos de reyes

Los regalos de Reyes están a la vuelta de la esquina, pero… ¿Qué es lo que deseas para tus hijos? Si la respuesta ha sido “que sean felices” seguro que te interesa leer el siguiente post.

Estas fechas están cargadas de ilusión pero no exclusivamente de los niños, como madre que está viviendo las primeras navidades en las que mi peque está siendo consciente de toda la magia, me está costando contener esa ilusión, la mía propia, digo, y no volverme loca a la hora de encargar los regalos. No sé si será para compensar esa primera Navidad que terminé sintiéndome como una Mamá Grinch.

¿Qué hace felices a tus hijos en estas fechas? ¿Es cuestión de cantidad o de calidad?, ¿prefieren regalos o actividades y tiempo en familia?

Hace unas semanas tuve la suerte de acudir a un evento de Imaginarium para conocer su KicoNico solidario y escuchar a Imma Marín, experta en juego y educación hablar precisamente sobre este tema y me vino genial para calmar a mi niña interior que está volviéndose loca en estas fechas e intentar hacerlo mejor para no sembrar un espíritu consumista en los míos.

Tigrilla con el KicoNico solidario, Imaginarium donará 1 euro por cada uno de ellos para la construcción de una escuela Infantil

Niños abriendo un regalo tras otro, rompiendo el papel, echando un vistazo de un segundo y yendo a por el siguiente, así una y otra vez. ¿Te suena esa escena?, ¿crees que realmente ese niño está valorando ese juego o juguete? Probablemente no. Ese regalo que con tanta ilusión hemos encargado a sus majestades ha pasado a ser uno más entre un montón.

Regalos de Reyes con  un poco de sentido común

Si realmente queremos alejar a nuestros hijos del consumismo de Navidad, como en todo, lo primero es aplicarnos el cuento. Ser ejemplo, tranquilizarnos y darle el valor justo a las cosas.

Inma nos dio seis trucos para ello, a ver qué te parecen:

  1. A menor edad, menor número de juguetes. Un niño pequeño no es capaz de digerir una cantidad enorme de juguetes, no los disfrutará, no lo valorará… así que lo mejor es que sean poquitos y si puede ser que lleguen en diferentes casas e incluso en varios días. Se habló de la correspondencia de la edad y los regalos. A los 2 años, dos regalos,a los 3, tres regalos… a los 22… (vale, esta regla se va de las manos a partir de cierta edad, pero sirve para hacernos una idea en estas primeras navidades)
  2. Comprar el regalo pensando en el niño y en sus gustos. Tener en cuenta la recomendación del fabricante en cuestión de la edad recomendada y que sea un juguete deseado por ellos.
  3. Juguetes creativos y que fomenten las emociones. Los niños se expresan y aprenden a través del juego. Son creativos de manera natural, así que juegos y juguetes que apoyen esta característica innata en ellos les harán disfrutar aún más. Con las emociones es distinto, aunque las poseen de manera innata, no saben identificarlas de primeras, juegos y juguetes que les ayuden a hacerlo son especialmente recomendados para los más peques de la casa.
  4. Juguetes para la calle y que les hagan moverse. Los niños necesitan moverse, necesitan cansarse, necesitan que les de el aire en la cara, así que no debemos olvidar esta característica a la hora de hacer nuestra carta para los Reyes.
  5. Varios jugadores. Es muy cómodo tener juegos y juguetes en los que el peque pueda jugar solo, pero no olvidemos lo importante que es el juego entre iguales a partir de cierto momento. Otra cuestión a tener en cuenta en estas fechas.
  6. Sentido común. Nadie conoce mejor a nuestros hijos que nosotros. Pensemos en ellos, en sus gustos, en sus necesidades. Hagámolos de la mejor manera para ellos, para que sean capaces de disfrutar, para que no se alteren en exceso, para que los valoren, Y sobre todo, no olvidemos pedir en esa carta lo más importante… tiempo. Tiempo para poder jugar con ellos, para poder hablar, para salir a pasear o a correr. Tiempo de calidad con los nuestros, que al final es lo que realmente cuenta.

Aunque estoy intentando aplicarme el cuento, este año ya nos hemos pasado con la cantidad de juguetes, eso sí, aprovechando que su cumple es en febrero hemos reservado algún juguete que ya estaba comprado para entonces y hemos repartido regalos en diferentes casas para que el impacto no sea tan grande.

¿Seguís algún tipo de norma a la hora de encargar los regalos de Reyes? ¿Se os va de las manos?

¡Hasta la próxima!

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *