Sesión de fotos embarazo con MimiaStudio 1


La pequeña Tigrilla no tiene ni 10 meses y yo ya echo de menos mi barriguita, esto ya me pasó después del nacimiento de Brutote y aunque el embarazo de la peque ha sido mucho más difícil de llevar, al final se olvida lo malo. Hay mujeres que odian estar embarazadas y mujeres que lo adoran y yo soy una de estas últimas (adorar en plan me encanta gestar a mis hijos, no en plan la loca de los embarazos “me ofrezco para gestar a los niños de todo el barrio”)

Nosotros ya nos plantamos, no volveré a estar embarazada y para mí no es fácil asumirlo (me cuesta hasta escribirlo), ya os hablaré de esto en otro post. Así que llevo unos días en los que aprecio incluso más la sesión de fotos que nos hicimos en familia en el último mes de embarazo de Tigrilla con MimiaStudio.

En el embarazo de Brutote me hice una foto por semana para ir viendo la evolución de la barriguita, un pelín sosas, eso sí, al lado de una puerta, siempre en la misma posición y la única variante consistía en si Lola se animaba o no a hacer una aparición estelar.

Un recuerdo muy bonito pero no hay color

Durante este segundo embarazo también me he hecho fotos de la evolución de la tripita, pero quería algo más, quería el recuerdo de ese momento de mi vida, con mis chicos, algo mucho más dinámico que me transportase al ver esas fotos a esos momentos tan especiales y lo conseguí.

No puedo estar más contenta con el resultado, el cariño y el mimo que se ven reflejados es totalmente reflejo fiel de ese momento de nuestras vidas. El peque tuvo un papel muy importante, iba a dejar de ser nuestro bebé, sé que se le ve grande, pero solo tenía dos añitos y su vida iba a cambiar muchísimo (qué fácil nos lo ha puesto después, pero eso no lo sabíamos entonces)

Sesión de fotos embarazo

Nosotros creíamos que no eramos personas de fotos hechas por profesionales, nos da corte eso de posar, se notarían nuestras sonrisas falsas (para las viejunas, acordaos de Chandler en Friends que ponía esa cara rara), iba a ser todo muy artificial… pero fue todo tan cómodo, a nuestro ritmo, sin mirar a la cámara, el secreto era ese, atrapar esos momentos reales para tenerlos para siempre.

Ya he ido compartiendo alguna foto de esta sesión en mi Instagram, otras están en nuestro álbum familiar y algunas otras decoran mi mesa de trabajo, son mi tesoro, el recuerdo de lo alucinante que puede ser mi cuerpo, de lo mejor que hemos hecho en nuestras vidas, nuestra familia.

Sin duda es una experiencia que recomendaría a todo el mundo y si estás pensando en hacer algo parecido tienes una oportunidad estupenda porque MimiaStudio está de SORTEO. Puedes conseguir una sesión participando en su perfil de Instagram, yo ya me he apuntado porque el tipo de sesión lo escoge el ganador y sería estupendo hacer una sesión de fotos de continuación del embarazo, con Tigrilla ya en ellas. ¿De qué sería tu sesión?

¿Te has puesto alguna vez en manos de un profesional? ¿te animas a apuntarte al sorteo?

¡Hasta la próxima!

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Sesión de fotos embarazo con MimiaStudio