El embarazo de Brutote: segundo trimestre 1


IMG_20141022_181350

Después de un largo primer trimestre lleno de los temores normales que tenemos todas las embarazadas, por fin llegó el segundo trimestre. La ecografía y el cribado que me hicieron en la semana 12 me dejaron más tranquila (no diré completamente porque una es intensita y lo vive todo de aquella manera…), pero ya me permití creerme completamente embarazada.

Empecé a contárselo a la gente,hasta ese momento sólo lo sabían nuestros padres y hermanos y unos amigos muy cercanos(ya os contaré en otra entrada cómo se lo fuimos diciendo a la gente, que si no me alargo demasiado) empecé a ponerme ropa que me marcaba la barriguita, aunque hasta el quinto mes se confundía con una barriguita cervecera…y juro que no era eso, si acaso barriguita pizzera, que la cerveza no me gusta.

Los síntomas durante este segundo trimestre fueron poquitos:

  • Las molestias que me habían acompañado en el primer trimestre desaparecieron, adiós maldito malestar de estómago, no te echaré de menos…
  • Mi barriguita iba creciendo poco a poco, así que no me pesaba y la podía lucir con orgullo y gracia, la gracia fue desapareciendo ya en en el segundo trimestre, pero seguía teniendo mi público, no te creas.
  • Los ascos fueron los mismos que en el segundo trimestre, mientras mantuviera lejos el pollo asado todo iba bien.
  • Empecé a estar más sensiblona, con deciros que lloré con el anuncio de la lotería de esas navidades, ese en el que el del bar le había guardado un décimo premiado a pesar de que él ese año no lo había comprado…madre, qué llorera me di.

Y sin duda el síntoma estrella de este trimestre fue que empecé a sentir a Brutote, en el cuarto mes sentía cosas, pero no era capaz de identificarlo, pero justo antes del quinto mes, Brutote ya hizo honor a su apodo y se hizo sentir,para mi esto es sin duda lo mejor de todo el embarazo, de hecho ahora cuando veo a una embarazada y veo que de repente mueve la mano y la coloca en su barriga porque ha sentido algo no puedo evitar sentir un poco de envidia (de la sana, eh, no vayáis a pensar que soy una loca que va mirando mal a las pobres embarazadas).

Algún sustillo también  me llevé:

  • a finales de este segundo trimestre y durante el tercero tuve algún mareo que terminó en desmayo, pero después de la correspondiente visita a urgencias y sus horas de espera, todo quedó en un susto.
  • Ya os conté en la anterior entrada que uno de los síntomas que había tenido durante el primer trimestre y que luego me acompañó todo el embarazo fue el aumento de flujo y en la semana 16 fue tal, que me hizo dudar de si sería liquido amniótico, así que ante la duda y después de comerme la cabeza durante toda una noche y parte del día siguiente nos acercamos a urgencias,la doctora me tranquilizó y me dio algún truco para detectarlo, me dijo que me pusiera ropa interior oscura porque el flujo al secarse deja un cerco y el líquido amniótico no, así que ya os imagináis de qué color fueron mis braguitas durante el resto del embarazo…y ya que estaba más relajada me dio la gran noticia…estaba esperando un niño, Brutote era un exhibicionista y se había dejado ver perfectamente.

Y así es como transcurrió el segundo trimestre del embarazo de Brutote ¿Cómo fue o está siendo el vuestro?

¡Nos vemos!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “El embarazo de Brutote: segundo trimestre