Bajada de ritmo 3


pablo-47

Seguro que te habrás dado cuenta de que estoy algo desaparecida e incluso me ha costado encontrar un huequecito para escribir esto.

Después de unos meses intensos, con muchísimas emociones y al pie del cañón, el cuerpo y la mente me piden pisar algo el freno y bajar el ritmo.

Mi chico está de vacaciones y el tiempazo que está haciendo nos está viniendo de fábula para pasar las mañana jugando en el parque, paseando en familia, visitar a los abuelos… vamos, que no paramos.

Si el año pasado me sentía un poco como el Grinch de la Navidad y casi que Navidad pasó de largo sin darnos cuenta, este año no está siendo así. Es imposible no sentir la ilusión y la emoción teniendo a un peque que se emociona cada vez que ve los árboles de navidad o las luces que adornan las calles, cada vez que ve a Papá Noel colgando de alguna terraza o en algún centro comercial (en este caso hay un poco amor-temor) y que está aprendiendo sus primeros villancicos.

Espero que estés pasando unas fiestas estupendas y que me perdones esta pequeña bajada de ritmo (y digo bajada de ritmo porque sé que soy incapaz de desconectar del todo) Cuando terminen las fiestas volveré con energías renovadas y seguro que con muchísimas cosas que compartir contigo.

¡Felices festas!
firma

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 ideas sobre “Bajada de ritmo