Cuando la operación pañal se complica 1


Una experiencia diferente

Mi peque tiene 3 años y medio y desde hace más de medio año no lleva pañal. Leído así parece sencillo, puede que pienses que te voy a hablar de una “operación pañal” más, pero no es así.

No ha sido fácil, incluso habiendo esperado al momento en el que él se ha sentido preparado. El decir que no ha sido fácil es adornarlo muchísimo, vamos, ha sido chungo de narices y lo hemos pasado realmente mal todos, pero sobre todo él.

Hay ciertas cosas nuevas con las que mi niño se bloquea, le cuesta dar el paso, pero con paciencia y tiempo, mucho tiempo y mucha paciencia, al final lo consigue (ya nos costó que bebiese agua, por ejemplo, aquí puedes leer cómo lo superamos) y esta ha sido una de esas cosas, así que ahí va nuestra experiencia por si podemos ayudar a alguien.

El pis

Con el pis no ha habido problema (no ha ido más allá del proceso de aprendizaje que todos los niños necesitan, algunos necesitan un poco más de tiempo, otros menos, pero todo entra dentro de la normalidad) llevaba tiempo controlando esfínteres por las noches (aquí puedes leer más sobre control de esfínteres) semanas levantándose seco, pero tardamos varios días en que consiguiese hacer pis en el orinal, sobre todo, porque al principio le daba miedo sentarse en él.

Durante este primer proceso él seguía llevando pañal, pero ya era capaz de darse cuenta de que tenía ganas de hacer pis, así que avisaba y después de una largo tiempo sentado en el orinal lo consiguió (varios intentos en varios día, que no ha sido cosa de un día ni dos, ni tres)

Por supuesto, cuando lo consiguió hicimos una “fiesta” tremenda, sonrisas, bailes, aplausos (llamadas a los orgullosos abuelos) pero no solo cuando lo consiguió, sino que la fiesta comenzó cuando empezó a intentarlo, con el miedo que le daba al principio sentarse, el intentarlo ya era un logro enorme.

Ya hacía pis en el orinal pero seguía llevando pañal

Has leído bien, durante este proceso seguía llevando el pañal, a él le daba seguridad aunque hay teorías que dicen que cuando se quita el pañal se quita del todo, a nosotros nos fue bien, no le confundió y realmente dejamos de ponérselo cuando a él le pareció bien.

Desterremos lo de “los pañales son de bebés” y todo ese tipo de comentarios dañinos que lo único que hacen es hacer sentir mal a los pequeños, si llevan pañal es porque lo necesitan y punto. Están creciendo, madurando y aprendiendo y este proceso necesita sus tiempo, y estos tiempos los marcan los propios niños y no hay más.

La caca

Ay, amiga, la caca, o mejor dicho LA CACA.  Esta ha sido nuestro (su) auténtica batalla. No sé si sabes que hay niños que llevan fatal hacer caca fuera del pañal, ver que la caca se va no les mola nada, lo sienten como algo suyo y luchan contra esa pérdida.

No sé si este ha sido el caso de Brutote, porque aunque habla muchísimo desde hace tiempo y se expresa muy bien, nunca nos ha dicho un “la caca es mía y no quiero abandonarla”, pero sea como sea, no avanzábamos, era capaz de estar una semana sin hacer caca, cuando antes hacía todos los días.

“¿Cómo hago para que salga la caca?”

Él ya no llevaba pañal, ya no lo quería, decía que corría y saltaba más alto y rápido sin él (ay, mi niño, me lo como) pero cuando pasaban los días y no hacia caca, se sentaba en el wc (tampoco fue sencillo el paso de orinal a wc) y no era capaz, incluso me preguntaba “pero mamá, cómo hago para que salga” y claro, la práctica me la sé bien (como todos) pero cómo se le explica a un niño qué tiene que apretar o relajar para hacer caca… complicado. Así que terminábamos poniéndole un pañal y lo conseguía..

Él era capaz de pasarse el día tumbado en casa (durante las horas de cole no tenía problema) no quería jugar, ni moverse demasiado, porque le entraban ganas de hacer caca y no quería hacer, estaba completamente bloqueado, definitivamente teníamos un problema porque la situación ya le estaba afectando al juego e incluso a la alimentación.

Siempre ha comido fenomenal pero se dio cuenta de que después de comer le entraban ganas de hacer caca (el intestino empezaba a trabajar y la cosa se animaba), así que empezó a comer regular (por suerte esto le duró poco tiempo)

Con todos estos datos creo que queda claro que ya no nos encontrábamos ante una operación pañal más, pero la cosa se complicó más.

Una semana sin hacer caca

Como te he contado, él era capaz de pasarse una semana sin hacer caca y cuando ya no podía más nos pedía el pañal (en ese momento volvíamos a poner el contador a cero y cruzábamos los dedos para que esa fuese la semana en la que todo empezase a fluir) pero según pasaron las semanas ya no era capaz ni de hacer caca en el pañal, lloraba, gritaba, saltaba, se retorcía…una auténtica tortura.

Tortura para él, y mucho, pero nosotros también lo pasamos realmente mal, sentir esa impotencia de no poder ayudarlo es terrible.

Con esta nueva situación hablamos con su pediatra y le pedimos una solución, hasta el momento todo lo veía muy normal ” hay niños a los que les cuesta más” pero después de meses arrastrando el problema e incluso empeorando según pasaban las semanas no estábamos dispuestos a seguir así.

El desenlace

Tuvimos suerte, porque debido a su mastocitosis se acercaba una cita en Digestivo en el hospital, así que su pediatra nos dijo que lo comentásemos con ellos.

Efectivamente nos dijeron que eso no podía continuar así y nos mandaron una medicación, por una cuestión de responsabilidad no compartiré el tratamiento, pero te diré que ha facilitado que hiciese las deposiciones y fuese perdiendo el miedo, sin dolor, sin retortijones y con tiempo, no ha sido de un día para otro, pero después de casi tres meses (solo tomó medicación durante el primer mes) me atrevería a decir que lo hemos conseguido. Lo que sí te puedo contar es que una de las cosas que nos ha ayudado es meterlo dentro de la rutina, siempre hace en un determinado momento del día después de una comida, que es cuando el cuerpo comienza a activarse.

Así que si estás pasando por lo mismo, no lo dudes e insiste al pediatra para que os den pautas y en caso de necesitarlo, un tratamiento. Ánimo porque sé que se pasa regular.

¡Hasta la próxima!

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Cuando la operación pañal se complica

  • Nancy

    El mio tiene 4 y no logro que deje por completo el pañal! Lo hace bien con la pis, pero cuando creo que casi lo logra vuelve un paso atrás. La popó o caca como dices, es lo más fatal de todo, no hay poder humano que lo haga avisarme cuando va a hacer 🙁 ya estoy deprimida porque no puedooooo