Alimentación durante el embarazo II: ¿debo tomar leche?


embarazo

Durante el embarazo las mujeres deben cuidar especialmente su alimentación y aunque a veces, para el resto de los mortales no embarazados,  parezcamos unas locas desquiciadas no lo somos, la alimentación durante el embarazo es algo muy serio. Ya te conté todo lo que no comía durante mis embarazos (y lo nerviosita que me ponía cuando la gente me miraba como si estuviese loca), puedes volver a leerlo aquí

La correcta alimentación durante el embarazo es importante para el óptimo desarrollo de nuestro bebé, pero también es muy importante para la salud de la mamá gestante (y/o lactante), así que toma nota de lo que te voy a contar.

Hace unas semanas acudí a un Nutrition Coffee-Talks (toma ya con el nombrecito) para conocer las conclusiones de un informe científico sobre el papel y los efectos de la leche como vehículo de nutrientes esenciales en la mujer embarazada elaborado por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y aluciné con algunas conclusiones, mira:

Las embarazadas no cumplen las guías alimentarias

No todas, que sé que lo de generalizar sienta regular y además es muy feo, pero me sorprendió el porcentaje tan elevado de gestantes que no alcanzan la recomendación de consumo (y es que este es un periodo muy exigente y no es complicado “no cumplir”), ahí van los datos:

Un 45% no come la cantidad suficiente de fruta y verdura.

Un 49% no comen pescado (yo no llegaba a la cantidad adecuada pero sí que comía)

Un 50% no toma los suficientes lácteos (se recomiendan 3 raciones diarias)

Un 70% de las embarazadas no alcanzan la cantidad recomendada de cereales y legumbres.

Un 10% de las embarazadas sigue consumiendo alcohol durante el embarazo (alucino muy fuerte con esto)

¿Será tu caso? Yo le he echado un vistazo y yo me incluyo dentro de esos porcentajes desastrosos (no en todos, pero confesaré que en más de uno…), te dejo la tabla para que tomes nota

Informe Científico “La leche como vehículo de salud para la población Situaciones fisiológicas especiales: mujer gestante”.Editado por la Fundación Española de Nutrición, La Fundación Iberoamericana de Nutrición y Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (2018)

Qué consecuencias tiene no alimentarse correctamente durante el embarazo

Si la embarazada no se alimenta correctamente se verá afectada por una ingesta inadecuada del algunos nutrientes críticos:

Más de un 70% toma más grasa de la necesaria.

Más del 50% presenta ingestas de ácidos grasos omega-3 por debajo de lo recomendado.

Más del 50% de las gestantes no llegan a cubrir los 2/3 de las ingestas recomendadas para alcanzar los valores adecuados de: vitamina D, yodo, folatos, hierro, calcio y zinc

Más del 80% no toman la suficiente cantidad de vitamina E

Por estas carencias los médicos nos recetan suplemento en cuanto estamos embarazadas (o incluso antes) y durante el periodo de lactancia (como es mi caso).

Recomendaciones más importantes  en cuanto a hábitos de alimentación

Tomar 5 o 6 comidas al día y no saltarse ninguna de ellas

No hacer comidas copiosas (ya que comes 5 o 6  veces al día que no sean grandes cantidades)

Consumir 5 raciones de frutas y verduras/hortalizas; al menos una de las frutas debe ser naranja o mandarina o pomelo o kiwi o fresa, por su alto contenido en vitamina C y una ración de las verduras/hortalizas debe tomarse cruda.

Lavar las frutas, verduras y hortalizas minuciosamente y comer la carne completamente hecha (olvídate de jamón, chorizo, salchichón, lomo… a no ser que esté cocinado)

Incrementar el consumo de alimentos ricos en fibra: legumbres, cereales integrales, fruta, verdura…

Aumentar la cantidad de líquidos ingeridos diarios (y más en verano)

Cero alcohol y lo siento, pero incluso la 0,0 y las cervezas sin alcohol también  tiene algo de alcohol y aprovechando que estoy en estos temas no puedo dejar de comentarte que al cocinar con alcohol es cierto que parte de él se evapora pero nunca en su totalidad.

¿Debo consumir leche durante el embarazo?

No solo puedes sino que debes, se trata de uno de esos alimentos necesarios en nuestra dieta y más durante el embarazo. Sé que últimamente hay corrientes que demonizan su ingesta, pero no es así (a no ser que seas alérgica o cosas de esas) y un consumo adecuado nos beneficia.

De hecho, el consumo de lácteos convencionales durante el embarazo mejora el estado nutricional de la mamá y tiene también efectos positivos sobre el crecimiento fetal, por lo que se convierte en un alimento insustituible durante este periodo.

El embarazo es un periodo muy exigente a nivel nutricional (y en muchos otros niveles), no solo por las cosas que debemos evitar tomar y las precauciones que debemos seguir sino también porque necesitamos más nutrientes de los que consumíamos previamente (olvídate de lo de comer por 2 que eso es una leyenda urbana).

Los médicos nos suplementan (me cuesta no hablar en primera persona, aunque todavía entro en el saco como mamá lactante) con vitaminas para asegurarse de que tanto el bebé como la mamá reciben todo lo que necesitan, por eso es tan importante acudir a nuestro médico incluso antes de quedarnos embarazadas para contarle nuestros planes. También existen alimentos enriquecidos o fortificados que aportan micronutrientes que nos pueden ayudar, como son algunos cereales y derivados, lácteos fermentados o la misma leche.

¿Cómo llevas al alimentación durante el embarazo? ¿Te encuentras dentro de esos porcentajes de los que hablo? ¿Tomas vitaminas? ¿Sigues cuidando tu alimentación durante la lactancia?

¡Hasta la próxima!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.